Abrir o remodelar oficinas representa para la mayoría de las compañías un “dolor de cabeza” que ocupa tiempo y recursos financieros, además de que distrae la atención sobre el crecimiento del mismo negocio, destacó Grupo Iredu.

Gabriel Zamorano, director general de la compañía dedicada a la adecuación y construcción de espacios corporativos, explicó que la mayoría de los negocios no se dedica a poseer bienes raíces, pero sabe la utilidad de contar con un inmueble construido para sus productos o servicios.

En un comunicado, dijo que “en nuestro país, grandes inversiones son asignadas para que las compañías construyan sus oficinas y sucursales, recursos financieros que no están directamente relacionados a generar utilidades y crecimiento”.

Anuncios

Por lo que, “el verdadero negocio de las empresas es vender productos o servicios, no montar oficinas”.

Por ello, Grupo Iredu implementó servicios de Leasing de Oficinas, que funcionan cuando el cliente paga una renta mensual por un plazo determinado, que incluye un proyecto, construcción y mobiliario; en lugar de destinar grandes recursos en montar la oficina, solo se paga una renta, expuso la directora de desarrollo de negocios la compañía, Angélica Orozco.

Para Zamorano, dicho sistema es un traje hecho a la medida que facilita los procesos de expansión, lo que hace que las compañías sean más rentables y puede generar una ganancia adicional de entre 5.0 y 10 por ciento al invertir en su negocio y no en el inmueble.

 

Publicidad