Restricción monetaria fue la mejor medicina: Banxico

Anuncios
Anuncios

El gobernador del Banco de México (Banxico) Alejandro Díaz de León, justificó la postura monetaria más restrictiva ante industriales, al exponer que fue una medida oportuna ante los riesgos del entorno externo y a pesar del efecto negativo que generó sobre el crédito.

“Si no se toman las decisiones de política macroeconómica adecuadas y en el momento adecuado y las cosas comienzan a salirse un poco de control, la medicina correctiva es mucho más dolorosa e intensa que tratar de dar la medicina adecuada en el momento adecuado”, expuso.

En el marco de su participación en la Reunión Anual de Industriales de Concamin, admitió que uno de los principales afectados por las alzas en las tasas de interés fue el sector empresarial y productivo, que principalmente se financia con créditos a tasa variable.

“Un incremento en la tasa de interés generó una importante presión en los balances y los estados financieros de las empresas”, reconoció.

No obstante, aseveró que esta postura monetaria seguida por el instituto central ayudó a acotar el reflejo del entorno externo sobre variables internas como el tipo de cambio y la inflación.

A decir del gobernador del Banxico, la economía mexicana aún cruza sobre un panorama mundial complicado y de la mano de la divergente postura monetaria de las distintas economías avanzadas, así como del mayor fortalecimiento económico de los Estados Unidos, del dólar estadounidense, y de complejas circunstancias económicas de países emergentes como Turquía, Argentina y Brasil.

Afirmó que la postura monetaria no puede actuar para cambiar o corregir las primas de riesgo o de algunos fundamentales de la economía que se ven afectados por noticias externas, sin embargo, es efectiva para apuntalar al tipo de cambio.

“La postura de política monetaria si bien no está ni diseñada ni tiene la capacidad de revertir cada uno de estos rubros que influyen en la determinación del tipo de cambio, si juega un papel fundamental para propiciar condiciones más adecuadas en los mercados cambiarios”, explicó.

A ejemplo de lo anterior, expuso que algunas economías donde se mantuvo una postura monetaria sin cambio o en niveles inferiores, en la actualidad tienen una situación económica más difícil o compleja para actuar en materia de política monetaria como es el caso de Turquía.

“No hay duda de que la postura de política monetaria ha contribuido a que este ajuste en el tipo de cambio nominal y también de la inflación se haya dado en la manera en cómo se está dando y que esté acotada; está muy claro que el alza de tasas de interés implica un cambio de precios relativos y justamente entre ahorro e inversión pero también sabemos que tiene un impacto al diferir en algunos proyectos de gasto”, resaltó.

Tras celebrar que el crédito entre las empresas en el país ha registrado tasas importantes de crecimiento a pesar de la coyuntura, Díaz de León mencionó que aún existe un claro diferencial del financiamiento entre las empresas y hogares como proporción del Producto Interno Bruto (PIB) de México en relación a economías avanzadas e incluso emergentes.

“Todavía hay un proceso de reapalancamiento tanto de empresas y hogares que podría ser deseable y motor de crecimiento, es muy importante que el financiamiento esté muy cerca de aquellos proyectos de crecimiento, de renovación tecnológica. En ese sentido, tanto la banca comercial y la de desarrollo deben participar de una manera más cercana y oportuna”, añadió.

Publicidad