El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Jerome Powell, reconoció este miércoles que el ritmo de la recuperación económica en EE.UU. está desacelerando por el “resurgimiento del virus”, que ha creado incertidumbre en el país.

“El ritmo de la recuperación económica se ha moderado en los últimos meses debido al resurgimiento del virus. (…) Esto está causando grandes dificultades a millones de estadounidenses, así como a la actividad económica y la creación de empleo”, señaló Powell en la rueda de prensa al terminar la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, en inglés).

Te puede interesar: Tesla cierra 2020 con sus primeros beneficios netos anuales

Sobre cómo la situación económica puede estabilizarse y mejorar, el presidente de la Fed subrayó que “lo más importante ahora mismo son las vacunaciones”, aunque dijo que “tomará bastante tiempo llegar a los números que los expertos dicen que son necesarios para obtener inmunidad colectiva“.

“Será una lucha”, agregó Powell, antes de confirmar que ha recibido una de las dos dosis de la vacuna contra COVID-19 y que espera recibir la segunda toma “pronto”.

Las últimas previsiones del banco central apuntan a un crecimiento económico en 2021 de 4.2 por ciento, después de la caída de 2.4 por ciento registrada el pasado año.

La irrupción del coronavirus en EE.UU. en marzo y las consiguientes restricciones adoptadas para frenarlo dispararon la tasa de desempleo hasta 14.7 por ciento en abril, una cifra no vista en más de 50 años, frente al 3.5 por ciento registrado en febrero.

Desde entonces, y gracias a un enorme apoyo monetario y fiscal, se ha ido reduciendo hasta 6.7 por ciento con el que el país cerró en diciembre.

“Estamos centrados en dar a la economía el apoyo que necesita; es esencial devolver al mercado laboral a toda la gente que ha perdido el empleo”, señaló Powell sobre el desempleo en EE.UU.

El banco central estadounidense mantiene las tasas de interés en torno a 0 por ciento desde marzo, cuando llevó a cabo un recorte abrupto del precio del dinero ante la llegada de la pandemia del coronavirus al país.

En su análisis de la situación económica, los gobernadores de la Fed explicaron ese miércoles que la debilidad de la demanda y las caídas de los costes del petróleo frenaron la inflación de los precios al consumidor, mientras que las condiciones financieras generales “siguen siendo acomodaticias, reflejando en parte las medidas para apoyar la economía y el flujo de crédito a los hogares y empresas estadounidenses”.

Publicidad