La secretaria de Energía, Rocío Nahle García, ahuyentó a la empresa Tesla de México, que buscaba construir su próxima fábrica de autos.

De acuerdo con Merca 2.0 la empresa ahora tiene dos potenciales destinos en los cuales podría construir su próxima fábrica de autos en la ciudad de Austin, Texas y el segundo Tulsa, Oklahoma.

Apenas este sábado la Secretaría de Energía publicó en la edición vespertina del Diario Oficial de la Nación (DOF) el Acuerdo por el que se emite la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional del Centro Nacional de Control de Energía.

Dicho documento, según expertos, frena inversiones para energías renovables en México y fue puesto por escrito sin someterlo al proceso de mejora regulatoria.

A través del Cenace queda limitada la emisión de permisos para plantas eólicas o solares y prohíbe la construcción de proyectos en lugares con poca capacidad de transmisión, además de imponer una serie de pruebas a las centrales renovables.

También suspende las pruebas preoperativas de las centrales eléctricas intermitentes solares, eólicas y fotovoltaicas, pues considera que no generan certidumbre en la confiabilidad en la generación de electricidad continua al ser energías intermitentes.

De esta manera, el Sistema Eléctrico Nacional asumió el control de las energías limpias, verdes o renovables en el país.

El acuerdo abroga el aviso por el que se da a conocer la política de confiabilidad, establecida por la Secretaría de Energía, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 28 de febrero de 2017.

Pese a lo anterior este 17 de mayo Nahle García aseguró que en México se tiene la capacidad instalada para generar electricidad a través de energía renovable hasta en 31 por ciento.

En su cuenta en Twitter, detalló que México genera en geotermia 1.2 por ciento, en nuclear 2.0 por ciento, solar 4.3 por ciento, eólica 7.5 por ciento, e hidroeléctrica 16 por ciento, es decir, un total de 31 por ciento.

El mensaje provocó críticas en redes sociales, principalmente en Twitter, ya que según usuarios como Arturo Castagné Couturier, la energía hidroeléctrica y la nuclear no son consideradas como renovables.

Publicidad