Los salarios en México experimentan un repunte no visto desde principios de siglo, una situación impulsada en parte por el incremento al salario mínimo autorizado para el presente año.

De acuerdo con una nota publicada en El Financiero, los salarios negociados directamente entre trabajadores y empresas han crecido 6.0 por ciento entre enero y julio de este año, un incremento no visto desde el año 2002.

Una vez restada la inflación a tasa anual, el incremento al salario en el periodo arriba citado fue de 1.8 por ciento, mientras que en los primeros 7 meses de 2018 en indicador sólo había crecido 0.4 por ciento.

Un reporte de Banorte citado por el diario detalla que el resultado se explica principalmente por el aumento al salario mínimo aprobado para 2019, de 100 por ciento en municipios de la frontera norte y de 16 por ciento en el resto del país.

Incremento salarial podría pegar a la inflación

El diario especializado agrega que el incremento a los salarios podría derivar en un alza de la inflación en la segunda mitad del año.

En este sentido, El Financiero destaca que la mayoría de la Junta de Gobierno del Banco de México mostró preocupación porque las revisiones salariales generen una presión en los costos, especialmente si el nuevo salario no viene acompañado de mayor productividad.

En la minuta de la última reunión del banco central, uno de los subgobernadores hizo hincapié en que el sector manufacturero es el que más presiones atraviesa y ya puede observarse como resultado una menor generación de empleo formal.

Finalmente, la nota detalla que el estado de la República donde más crecieron los salarios en el primer semestre fue Tamaulipas, con 15 por ciento. Le siguen Durango (9.4 por ciento), Chihuahua (8.0 por ciento), San Luis Potosí (7.7 por ciento) y Baja California (7.4 por ciento).

Con información de SDP Noticias

Publicidad