Entre enero y marzo de este año se presentó la mayor liquidación de títulos de deuda de México en el mercado de dinero para un periodo similar desde 1995, evidencian cifras del Banco de México.

Información del banco central muestra que los inversionistas deshicieron posiciones en instrumentos de renta fija por 5,525 millones de dólares en el primer trimestre del año, una cifra que rebasa la corrida de capitales del mismo periodo del 1995 y que pasa a la historia, como muestra del “deterioro significativo de las condiciones financieras globales ante la propagación del Covid-19”.

Te puede interesar: PIB de México se contrae 2.2 por ciento en primer trimestre de 2020

Con esta información de la cuenta financiera reportada en la Balanza de Pagos del primer trimestre del 2020, se confirma que el país “no estuvo exento” del deterioro en el sistema financiero mundial.

Si se extiende el comparativo de las llamadas inversiones de cartera en el mercado de dinero en los consecutivos trimestrales, la salida de capitales del primer cuarto del año, queda inscrita como la segunda más alta desde el segundo trimestre del 2016, que fue de 7,032 millones de dólares.

En ese momento, el 2016, el entonces gobernador de Banco de México, Agustín Carstens, alertó de un ataque especulativo contra el peso mexicano a partir de algoritmos programados por fondos de inversión, enmarcada en la volatilidad internacional provocada por el mercado financiero de China.

“En el primer trimestre se presentó la mayor contracción de que se tenga registro en la tenencia de activos de economías emergentes, especialmente en instrumentos de renta fija”, asentó Banxico en el comunicado de la Balanza de Pagos.

El Director de Investigación Económica en el think lab SAVER, Luis Pérez Lezama, explicó que esta salida de capitales no generó un mayor impacto en las cuentas financieras porque el país está cubierto y cuenta con amortiguadores.

Tenemos 186,922 millones de dólares en reservas internacionales y una Línea de Crédito Flexible abierta en el Fondo Monetario Internacional por 61,000 millones de dólares más, refirió, lo que indica que el banco central cuenta con facilidad de manejo.

Por su parte, el economista del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), Jonathan Fortun, agregó que el mercado mexicano tiene una historia sólida de más de 25 años de un régimen cambiario de libre flotación, que combinado con la autonomía de Banco de México ha permitido una transición ordenada a un esquema monetario de inflación por objetivos.

Además, la transparencia implica que el riesgo de intervención del mercado cambiario es menor a la de otros países emergentes, lo que otorga “mayor amplitud en su kit de políticas monetarias”.

IED ingresa, pero menos

Pese a lo anterior, la información del Banco de México muestra que la economía mexicana siguió captando recursos por concepto de inversión directa, informó el Banco de México.

Entre enero y marzo, ingresaron al país 10,334 millones de dólares en Inversión Extranjera Directa, de los que 2,272 millones corresponden a nuevas inversiones, lo que es la menor entrada trimestral desde el mismo lapso del año pasado.

Este flujo de IED en el trimestre también incorpora la entrada de 7,865 millones de dólares registrados como reinversiones en el periodo.

Ahí mismo, en el apartado de la cuenta financiera, el Banco de México reportó la entrada de 1,269 millones de dólares de inversión de cartera, que aún siendo positiva es el flujo más bajo captado en un primer trimestre del año desde el 2010.

Publicidad