(SPI / Kaleydoscopio).- El sándwich es el bocadillo por excelencia en el mundo, se prepara de manera sencilla con un par de rebanadas de pan de caja con diversos ingredientes como carnes frías, queso u otros platillos, acompañados de aderezos.

En México va acompañado con chiles en vinagre o chipotles.

Aunque por su practicidad suele relacionarse con el consumo fuera de casa, principalmente como el lunch de los niños o incluso para adultos, este entremés se consume en casa e incluso como platillo principal en diversos momentos del día.

Kantar Worldpanel, con su estudio Worldpanel Usage que mide la compra y uso de alimentos y bebidas dentro del hogar, así como los que se preparan en casa y se consumen fuera, averiguó ciertas cosas sobre el emparedado.

Encontró que en los últimos 6 meses, 18% de los mexicanos prepararon y disfrutaron de un emparedado y que 9 de cada 10 sándwiches fueron de jamón, seguido de pollo, atún y huevo.

Viendo el consumo por géneros, están muy parejos, 48% de las veces son hombres quienes lo consumen y en el 52% mujeres.

En sabores sí hay diferencia, ellas destacan el clásico de jamón y ellos de pollo. Los momentos más destacados para este tentempié son el desayuno y la cena.

Los sabores destacan en momentos distintos, por ejemplo el sándwich de jamón sobresale durante el desayuno y el de pollo en la cena.

El sándwich puede ser la comida, en 7% de las ocasiones que se comen es justamente como parte de la comida más importante del día.

“No son los niños los que más veces comen sándwiches si no los adultos mayores de 41 años”, dice Mariana Cruz, OOH & Usage Food Manager de Kantar Worldpanel.

Publicidad