No pagar impuestos o no realizar declaraciones como corresponde por falta de interés o simplemente porque no sabes hacerlo, podría acarrear problemas con el fisco y consecuencias por el incumpliemiento.

De acuerdo con el Servicio de Administración Tributaria (SAT), si omites hacer pagos mensuales o de impuestos en plazos establecidos, deberás pagar recargos, por ello, es necesario conocer algunos consejos para evitarlo.

Primero que nada, investiga en qué régimen fiscal te encuentras

Es importante saber cuál es tu Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), ya que a veces las personas se dan de alta en el que no corresponde a su actividad económica y en un futuro eso podría traer problemas.

Por ejemplo los regímenes fiscales más usuales son:

Personas físicas (Aquí se ubica principalmente a la gente contratada por honorarios y sueldos asimilados)

Personas morales (Empresas)

Cuando se tiene duda sobre el régimen, es importante revisar la página del SAT o acudir al Módulo de Asistencia al Contribuyente.

Cabe destacar que con el Registro Federal de Contribuyente (RFC) se adquieren derechos y obligaciones que se deben cumplir mensualmente, bimestralmente o anualmente, depende de tu régimen.

VERIFICA LAS FACTURAS

Uno de los programas que ha impulsado el Servicio de Administración Tributaria es el combate a las facturas electrónicas falsas y las empresas que las emiten, ya que pueden llegar a presentarse casos de contribuyentes cumplidos, pero inmiscuidos en algún problema por equivocación con actividades ilícitas.

El SAT recomendó capturar datos como: el RFC de quien emite la factura y, en su caso, el folio fiscal.

Existen opciones de validación que dependen de lo que necesites: si vas a validar factura por factura, utiliza la verificación de comprobantes fiscales digitales por internet.

BUSCA UN CONTADOR

Un contador también podría ser un “aliado” en tu vida, ya que él sabrá cómo presentar las declaraciones para evitar conflictos con el fisco.

Además de que te orientará en el pago de impuestos si es que te toca pagarlos o incluso tienes un plazo para hacerlo.

Un contador también es pieza importante para analizar tu situación fiscal, la cual recomiendan revisar al menos una vez al año.

Sin embargo, el contador no es el responsable de tener todo en orden, es tu tarea, pues él sólo podrá auxiliarte pero no podrá sustituirte.

DECLARA TODOS TUS INGRESOS

Si llega la hora de realizar la declaración anual y no quieres olvidarte de algunos ingresos que no tienes a la vista, pero que adquiriste en el año, como la venta de un predio o que ya eres socio de una empresa, lo recomendable es llevar un registro personal en alguna libreta o computadora donde archives todos los documentos y en el momento de necesitarlos tenerlos todos.

SOLICITA LA OPINIÓN DEL CUMPLIMIENTO

Dicho documento es para saber cuáles son tus obligaciones fiscales, la situación de tu RFC, tu localización en el domicilio fiscal, entre otros.

Pese a que pienses que vas al día con tus obligaciones fiscales. La opinión de cumplimiento muestra cuál es el estatus fiscal de las personas físicas o morales.

NO IGNORES AL SAT

Si el SAT te envía requerimientos para cumplir con tus obligaciones vía correo o incluso llegan a tu domicilio, no lo ignores, pues podría ser sólo un trámite sencillo de resolver y evitarte una multa a futuro.

El hecho de que te llegue un correo del SAT no significa que tengas que hacer caso omiso de lo que está en tu bandeja de entrada, sino que hay pendientes por resolver.

De acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público hay más de 73 millones de contribuyentes activos.

Publicidad