El nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que el 1 de julio cumple un año de entrar en vigor, no ha logrado aún impactar en la erradicación del trabajo infantil en el país, advirtieron este lunes especialistas.

Aunque el T-MEC establece una serie de penalizaciones en materia de trabajo infantil, Jennifer Haza, directora ejecutiva de la organización Melel Xojobal, lamentó que estas medidas no alcancen a la infancia.

“Los verdaderos beneficiados de los tratados internacionales son los grandes capitales internacionales y nacionales, no los niños, niñas ni adolescentes”, zanjó.

Te puede interesar: Moody’s descarta que relevo del secretario de Hacienda altere economía mexicana

Este fue uno de los puntos de debate durante la presentación del informe “Compromisos y dilemas del T-MEC: políticas laborales, familias y trabajos de niños, niñas y adolescentes en México” elaborado por la Red Por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

Tania Ramírez, directora ejecutiva de Redim, detalló que según la Encuesta Nacional de Trabajo Infantil (ENTI), en 2019 había 3.3 millones de niñas, niños y adolescentes laborando en el país. Pero la pandemia de COVID-19 habría elevado la cifra a más de 3.5 millones.

Mientras que 93.8 por ciento de los niños, niñas y adolescentes que trabajan están en una ocupación no permitida, mientras que 52.5 por ciento de la población infantil (entre 5 y 17 años) ocupada se desarrolla en trabajos peligrosos.

Además, dijo, el 4.4 por ciento de los adolescentes entre 16 y 18 años no se inscribió en el ciclo escolar 2020-2021 porque tenía que trabajar y casi el 1 por ciento de los de entre 13 y 15 años, puntualizó Ramírez.

Indicó que existen varios factores estructurales asociados al trabajo infantil, entre ellos la precarización del empleo, la carencia de oportunidades laborales para las familias, disparidades salariales, la migración y el desplazamiento forzado.

Acotó que, de acuerdo con el Inegi, existen tres razones principales por las que niños, niñas y adolescentes trabajan: para pagar la escuela o sus gastos propios, porque su hogar necesita aportación económica y para el pago de deudas.

Publicidad