Los inversores y promotores del bitcóin que ansían el final de la profunda caída de la principal criptomoneda, que comenzó el mes pasado, podrían tener que esperar algo más de tiempo a que llegue ese momento, según augura el analista de JP Morgan Nikolaos Panigirtzoglou.

“Ya habíamos argumentado que el hecho de que el bitcóin no superara el umbral de los 60,000 dólares provocaría que las señales de impulso se volvieran mecánicamente más bajistas e indujeran más liquidaciones de posiciones, y esto probablemente fue un factor significativo en la corrección de la semana pasada que conllevó que los inversores liquidaran las posiciones”, señaló el experto en una carta a los clientes.

Panigirtzoglou opina que antes de que la situación se estabilice se producirán descensos hasta el nivel de 26.000 dólares por bitcóin. Según él, el valor justo del bitcóin se encuentra entre 24,000 y 36.000 dólares a medio plazo, informa Yahoo Finance.

Te puede interesar: El precio del crudo Brent sube a niveles máximos desde marzo

El precio del bitcóin sufrió otro fin de semana turbulento al caer desde 36,311 dólares hasta 33,633 el sábado. Para el lunes el valor regresó a 36,833 y permanece volátil el martes.

El ‘oro digital’ experimentó un mayo vertiginoso, desplomándose ante una serie de tuits negativos del influyente director general de Tesla, Elon Musk, y a causa de los temores de un endurecimiento de las regulaciones en EE.UU. y China. El precio del bitcóin cayó aproximadamente el 37% el mes pasado y el 43% desde su máximo de 64,829 dólares, registrado en abril.

El experto cree que el desplome de mayo perjudicó la demanda de los inversores institucionales, lo que no contribuye a la reanudación del crecimiento.

“No hay dudas de que la dinámica de auge y caída de las últimas semanas supone un revés para la adopción institucional de los mercados de criptomonedas, y en particular del bitcóin y de Ethereum. Indicamos que el mero aumento de la volatilidad, especialmente en relación con el oro, impide la adopción institucional, ya que reduce el atractivo del oro digital frente al oro tradicional en las carteras institucionales”, explicó Panigirtzoglou.

Publicidad