A pesar de que este año se destinan 25,000 millones de pesos para la rehabilitación de las refinerías, y que el Plan de Negocios de la empresa es llegar a 788,000 barriles diarios, con una capacidad de utilización de 48% de la infraestructura, en el promedio de los primeros siete meses del año, el proceso de crudo fue de 576,836 barriles diarios, con un uso de 36% de la capacidad instalada.

Todas las plantas de tratamiento con las que cuentan las seis refinerías permitirían procesar 1.601 millones de barriles diarios desde la última reconfiguración de Minatitlán en el 2007 (aunque apenas 100,000 barriles por encima de lo que se podía procesar en 1991, cuando había dos refinerías más: Poza Rica y Azcapotzalco).

Te puede interesar: ¿Cuánto pagas de impuestos por cada litro de gasolina que compras? 

El 2020 ha sido hasta el momento el año con menor proceso en 19 años. 

En lo que respecta a julio, Petróleos Mexicanos (Pemex) tuvo en sus seis refinerías un proceso de 520,300 barriles diarios de petróleo, el tercero más bajo en la historia de la empresa desde la instalación de la infraestructura con la que cuenta. Se trató del segundo peor mes del 2020 después de febrero en que se bajó hasta 464,018 barriles diarios el proceso. Previamente, en enero de 2019, ya se había llegado a un nivel de apenas 507,078 barriles por día.

Cuando inició su gestión, la titular de Energía, Rocío Nahle, dijo que sólo mediante modernizaciones y sin reconfigurar plantas para aumentar el volumen de proceso se llegaría a 90% de uso de la capacidad instalada, o sea 1.474 millones de barriles diarios este año. Incluso el plan de Pemex, mucho más moderado, era llegar a 1.021 millones de barriles diarios o 62% de uso de la capacidad.

Y para ello, el gobierno federal comenzó en septiembre del 2019 el programa de rehabilitación de las seis refinerías en el que se llevan a cabo mantenimientos en un total de 40 plantas y 34 tanques de almacenamiento, según Rocío Nahle.

El bajo proceso de crudo se dio a pesar de que el crudo que ha quedado disponible para las refinerías después de las exportaciones se incrementó en 22% de enero a la fecha, con lo que de un envío de 28% de la producción de crudo en el primer mes del año, es decir, 488,400 barriles diarios calculados luego de restar las exportaciones a la producción, al llegar a julio el crudo que se quedó para el sistema nacional de refinación aumentó a 596,350 barriles diarios, que constituyeron el 36% de la producción de crudo.

Publicidad