Aun cuando las condiciones de incertidumbre que propiciaba el panorama electoral y la indefinición del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) desaparecieron, el mercado automotriz mexicano continuará en un periodo de estancamiento.

De acuerdo con el director general de Jato México, Gerardo San Román, la expectativa para la industria automotriz es que la recuperación iniciará hasta el año 2022, y será hasta un año después cuando puedan alcanzarse ventas por dos millones de vehículos al año.

En entrevista, explicó que la disminución de ventas en este sector industrial mexicano, después de crecimientos que oscilaban entre 20 por ciento y ahora ya acumuló 14 meses de caídas consecutivas sin que pueda recuperarse, fue en buena medida por los plazos de crédito tan largos de hasta cinco años que dieron las armadoras.

Para el representante de la firma internacional proveedora de información automotriz, debido a esa práctica el mercado mexicano experimentó en años pasados un “boom” de ventas y ahora está cobrando la factura.

“Todos los mercados tienen un tamaño natural y México no es la excepción, y dependiendo de los actores y las acciones que se tomen, es como se van expandiendo”, y hasta hoy en el mercado nacional, 70 por ciento de las ventas son a crédito, de las cuales 40 por ciento se estiró hasta 72 meses.

Entonces, dijo, los consumidores se están tomando hoy el tiempo necesario para disminuir su deuda, por lo que “parte del precio que pagamos por haber crecido al nivel que lo hemos hecho, es que habrá un periodo de estancamiento”.

Gerardo San Román manifestó que sumado a la deuda existente de la compra del vehículo, se sumó la de los créditos al consumo, ante lo cual, en el corto tiempo, es complicado prever un crecimiento de las ventas.

Según el último reporte de ventas de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), el mercado de vehículos ligeros en el país disminuyó una vez más el pasado mes de septiembre en 1.5 por ciento, en tanto que la cifra acumulada registró una disminución de 7.1 por ciento.

“Tendencia que continuará, y calculo que para el año 2018 las ventas oscilarán en un millón 450 mil unidades, y no será sino hasta el año 2023 o incuso el 2024, cuando se alcance la comercialización de dos millones de vehículos anuales”, sostuvo.

 

Publicidad