En el segundo trimestre del año, la venta de cemento cayó 6.3 por ciento anual, pese a ser considerada una industria esencial por la pandemia, debido principalmente a la baja demanda de las constructoras y el freno de obras privadas para contener la crisis.

“Veníamos con una caída del año pasado de un 11 por ciento, de alguna manera se ha ido acumulando esa caída. Si lo vemos a nivel de todo el año, en primer semestre de este año vamos 2 por ciento abajo del mismo periodo del año anterior”, afirmó Jaime Rocha Font, presidente de la Cámara Nacional del Cemento (Canacem).

Te puede interesar: El bajo crecimiento económico de México parece empeorar: FMI 

Destacó que el impulso a la obra privada y pública ayudará a recuperar a la industria tanto del cemento como de la construcción, que acumula cifras a la baja pese a su reactivación.

“Estamos hablando de volúmenes de 43 millones de toneladas de cemento vendidas en 2018, para caerse alrededor de los 40 millones en 2019 y este año llevamos un 2 por ciento de caída en el primer semestre, pero esperaría que se mantengan los niveles de los 40 millones para este año”, comentó.

A pesar de COVID, la industria del cemento logró mantenerse, no así la del concreto premezclado que en el acumulado del año registró una caída de 20 por ciento y de 40 por ciento en el segundo trimestre del 2020 en su comparativo anual.

El sector se mantuvo por la actividad en las comunidades por la autoconstrucción de vivienda, proyectos de infraestructura y megaobras como el Tren Maya, la Refinería de Dos Bocas, el Aeropuerto de Santa Lucía y el Tren Interoceánico.

“La industria de la vivienda es la que da más volumen de empleo, producción y de mercado consume, desde agosto empezamos a ver mayor demanda; obras de infraestructura es una segunda rama que ha tenido una recuperación al cierre del tercer trimestre, estas dos ramas influyen en la reactivación”, dijo Ricardo Trejo Nava, CEO de Forecastim.

Un estudio realizado por BBVA detalló que el valor bruto de la industria de la construcción se contrajo 30 por ciento al segundo trimestre de 2020, con caídas similares tanto en el sector público como privado por las restricciones sanitarias.

La edificación, tanto residencial como comercial, cayó cerca de 30 por ciento en el valor de la producción, principalmente en ciudades como México, Monterrey y Guadalajara. Analistas de la institución dijeron que la baja demanda por insumos para la construcción ocasionó que la inflación que enfrentan los constructores se controlara.

“En el segundo trimestre, el índice nacional de precios de la construcción se ubicó por debajo del 3 por ciento anual. El componente de alquiler de maquinaria y equipo se ubicó por arriba del 5 por ciento, por los deslizamientos del tipo de cambio”, destacaron.

Obra impulsará a Cemex y GCC

El Plan de Infraestructura, que contiene 39 proyectos y que fue anunciado hace unas semanas por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador y un mayor consumo en mercados como Estados Unidos, representará una mejora en los volúmenes de ventas para empresas como Cemex y Grupo Cementos Chihuahua (GCC), pese a la pandemia.

“Podríamos esperar que anunciaran mayores estímulos al sector con la apertura de la economía y conforme vaya pasando la pandemia esperaríamos ver un poco de crecimiento. No esperaría que este año se terminen de recuperar los volúmenes, pero podríamos esperar mejores números”, dijo Alejandra Vargas, analista de Ve Por Más.

En el segundo trimestre las ventas de cemento y concreto en dólares de Cemex y GCC cayeron en promedio 22 por ciento por las restricciones sanitarias en México, por lo que se esperan mejores resultados a partir de 2021 con un plan de reactivación para la industria de la construcción

“Todavía vemos la inversión privada, un poco la pública, un poco baja, podríamos estar esperando para los próximos meses o tal vez el próximo año un plan de infraestructura un poco más agresivo, esto es lo que podría impulsar a la industria”, agregó Vargas.

La esperanza para las cementeras y constructoras es que el Plan de Infraestructura, que contempla una inversión de 291 mil 344 millones de pesos, contribuya a alentar al sector.

Publicidad