Cuando Estela llega a la congregación Tronconal parece un sábado cualquiera. Parece, porque la verdad es que se trata de un día especial, pues después de seis meses de trabajar con el Ayuntamiento, recibir talleres y asesoría en la producción apícola, ella y quienes integran la sociedad Api Agro Cooperativa de Mujeres hoy obtendrán su primera cosecha de miel: 600 kilos del producto, equivalentes a dos toneles y 400 litros de miel orgánica.

La presidenta de Api Agro, Estela Álvarez Jiménez, dice que las cinco mujeres que conforman la cooperativa son originarias de Xalapa, por lo que tres veces por semana viajan 5.6 kilómetros para llegar a esta congregación y trabajar en el apiario, el cual cuenta con 30 colmenas, bastidores, alambradas.

Esto es parte del equipamiento que le otorgó el Gobierno Municipal a la agrupación, a través del Programa de Producción Apícola de la Dirección de Desarrollo Económico. De hecho, mediante esta iniciativa, durante la administración se ha apoyado a 44 cooperativas con una inversión de 3.5 millones de pesos.

Te puede interesar: Morena y aliados aventajan en 25 distritos de diputación local

Gracias a ello, hoy en las congregaciones de Xalapa se produce miel orgánica y sus derivados, ya que la vegetación y clima de la zona facilitan la floración, la presencia de abejas y la polinización.

A Estela, quien se encarga del apiario ubicado en Tronconal, este día la acompañan sus cuatro compañeras, quienes realizan diversas labores, entre las que destacan el envasado, etiquetado y venta de los productos, pues distribuir funciones y responsabilidades es parte del éxito de la figura del cooperativismo: “Funciona muy bien cuando cada integrante tiene una tarea a desarrollar”.

Para la cosecha que se hará hoy también llegaron Indalecio Sánchez Castellanos, apicultor de la generación 2019; Juan Pérez Falfán, colaborador y tutor de la cooperativa, y un equipo de apicultores, quienes llevarán la miel al lugar donde está ubicada la cooperativa, pues ahí se cuenta con una extractora para la miel y una descristalizadora, con la que se comenzará a producir el llamado oro líquido.

Mientras preparan los ahumadores y colocan el equipo de protección, las mujeres y apicultores hablan con el presidente municipal Hipólito Rodríguez Herrero; el director de Desarrollo Económico, Gerardo Martínez Ríos, y la regidora Guillermina Ramírez Rodríguez, quienes también han llegado para atestiguar lo que será la primera cosecha de esta sociedad.

Estela recuerda que, gracias a los talleres y capacitaciones brindados por personal de la Subdirección de Innovación y Economía Solidaria, actualmente la cooperativa funciona de manera coordinada y eficiente, aun cuando hace seis meses quienes la integran desconocían todo el proceso de producción.

“Nosotras teníamos conciencia de la importancia de las abejas, pero no a la magnitud que ahora estamos viendo. Hoy nos preocupamos por el clima, por la floración, por una serie de situaciones que antes no veíamos, para que las abejas puedan producir miel y llevarla a los hogares mediante los diferentes productos que elaboramos a partir de la materia prima”.

Y es que entre los derivados de la miel se encuentran el propóleo, el polen, el néctar; también se reproducen núcleos de colmena o se elaboran jabones, shampoo, medicina natural o alternativa.

Una vez listas y listos con guantes, velos, ahumadores y cuña, inicia la cosecha. Juan Pérez Falfán abre la primera de las 30 cajas de colmenas y le pide al Presidente Municipal que saque uno de los bastidores llenos de miel, mientras explica brevemente el trabajo de las abejas y quita la cera con una cuña especial, cuidándose de no ser picado por las abejas.

El subdirector de Innovación y Economía Solidaria, Carlos Joaquín Cardoso Martínez, expone que en esta área del Gobierno Municipal, a quienes tienen la iniciativa de comenzar el proceso para conformarse como sociedad cooperativa, se les da acompañamiento hasta que obtienen su acta constitutiva.

Ahora, afirma, distintos productores están creando una red de trabajo para estandarizar sus precios y lograr que la competencia en el mercado sea más leal y se presenten en distintas expos que se hacen en el estado y otras ciudades.

Aunado a ello, añade, se trabaja para que antes de que finalice la administración se conforme una federación de apicultores, con lo que además de consolidar la labor de los productores apícolas, se podrán abaratar los costos de traslado de los productos y generar ahorros para las cooperativas.

Las abejas se alborotan cada vez más debido al humo que se les echa para que se alejen de las colmenas, con el fin de que se pueda extraer la miel. Quienes asisten a esta cosecha se ponen nerviosos por el zumbido de las abejas, pero todo esto es parte del proceso para obtener la miel.

Indalecio Sánchez y Juan Pérez abren la tercera caja, dan las gracias a las autoridades municipales y dejan que continúen la cosecha integrantes de la cooperativa que están aquí para terminar la labor del día: cosechar 600 kilos de miel orgánica.

Publicidad