Xalapa, Ver.- El modelo de economía solidaria implementado por la actual administración no sólo genera recursos para la gente, también impulsa el desarrollo humano, las iniciativas ambientales, construye comunidad y fortalece la economía local. Prueba de ello es la Cooperativa Bosque Don Roberto, que en muy poco tiempo pasó de ser un proyecto verde a ser una sociedad cooperativa legalmente constituida que está a días de obtener su primera producción de miel.

El vicepresidente de la cooperativa, Armando Uresti Ramírez, explica que en un inicio lo que se buscaba era conservar un bosque urbano aledaño al fraccionamiento Las Fuentes.

“La manera en que pensamos lograrlo era compartiendo esta área con la comunidad y generando algún servicio para obtener recursos y crear proyectos productivos”.

Aunque la agrupación no ha abandonado este anhelo, en el camino se encontraron con el presidente municipal Hipólito Rodríguez Herrero, quien al conocer su iniciativa los remitió con la Dirección de Desarrollo Económico, que impulsa este tipo de emprendimientos a través del Programa de Fomento al Cooperativismo.

“Fue sorprendente llegar a Desarrollo Económico después de la gestión que hicimos con el Presidente Municipal. Nos sorprendió mucho que había un programa de economía solidaria y que estaba fomentando la economía circular… nos recibieron muy bien, nos atendieron muy rápido, nos explicaron qué era la figura cooperativa y nos dijeron que eso era lo ideal para el modelo que queríamos”.

El subdirector de Innovación y Economía Solidaria, Carlos Cardoso Martínez, dijo que esta cooperativa se encarga, entre otras cosas, de preservar el bosque urbano de Las Fuentes: “Gracias al esfuerzo de personas comprometidas y organizadas bajo la premisa de la economía social, se desarrollan proyectos de conservación ambiental como éste”. 

El apoyo que le dieron al proyecto no sólo se quedó ahí: personal técnico de la Dirección les ofreció un ciclo de capacitaciones en economía solidaria y cooperativismo y se les asesoró sobre el andamiaje legal y administrativo para conformarse como cooperativa.

Desde entonces, el apoyo no se detuvo: “Nos sorprendió que estando en ese proceso de constitución de la cooperativa, nos llamaron para el programa de apicultura, que fue muy bueno para nosotros, porque las abejas son muy importantes para la conservación del bosque por el tema de la polinización”.

Carlos Cardoso añadió que a través del Programa de Fomento al Cooperativismo de la Dirección de Desarrollo Económico, se apoya a personas interesadas en desarrollar bienes o servicios en común y se les da acompañamiento para que desarrollen sus proyectos. Se les asesora desde que tienen una idea hasta que ésta se aterriza en una figura legal como sociedad cooperativa y se genera un producto o servicio para ofrecer en el mercado xalapeño y regional.

En el caso de la Cooperativa Bosque Don Roberto, de manera periódica se les orientó sobre el cuidado y la alimentación de las abejas, se revisaron el área para la ubicación del apiario y los accesos. “Nos han proporcionado mucha información y, sobre todo, hay que resaltar que nosotros sólo hemos puesto la mano de obra, ellos nos dieron todo y nos han enseñado lo necesario para que enfrentemos con dedicación este nuevo reto”.

De acuerdo con Armando Uresti, el Ayuntamiento le entregó a la agrupación 25 colmenas de forma inmediata. “Nos capacitaron en técnica apícola para el manejo adecuado de las colmenas, el diagnóstico y tratamiento de enfermedades, así como en la generación de todos los derivados de la miel. Nos entregaron equipo de protección, velos, guantes, ahumadores, bastidores y las colmenas”.

Carlos Cardoso reiteró que “el objetivo es formar una empresa social con el fin no sólo de hacerse de recursos económicos, sino de buscar también un desarrollo humano y ambiental. A través del programa de cooperativismo, ellos pudieron participar en el Programa de Producción Apícola que opera la Dirección desde 2019”.

Armando Uresti explicó que no ha sido fácil, pero los resultados obtenidos valen el esfuerzo: “No ha sido sencillo trabajar en equipo, sobre todo en esta sociedad que nos ha formado como seres individuales; cuesta algo ponerse de acuerdo, pero finalmente las palmas se las lleva la Dirección porque, gracias a la experiencia en esta figura, hemos llegado a acuerdos y logrado resultados; estamos a 15 días de tener la primera cosecha de miel, es un proceso muy rápido que no esperábamos”.

Como sucedió con Bosque Don Roberto, la Dirección de Desarrollo Económico ha equipado a 44 sociedades cooperativas con el equipo para la producción apícola, que va desde cajas, núcleos de colmena, equipo de protección, ahumadores, con lo que no sólo se produce miel orgánica, sino también otros derivados como propóleo, polen, néctar; se reproducen núcleos de colmena o elaboran jabones, shampoo, medicina natural o alternativa.

Además, la actividad de las abejas favorece la producción agropecuaria, pues una polinización natural siempre es más benéfica y productiva que una artificial.

Publicidad