El fiscal suspendido, Jorge Winckler, así como el grupo político del que formó parte encabezado por Miguel Ángel Yunes Linares, pisarán la cárcel o la justicia “sopesará” sobre ellos, vaticinó desde el Reclusorio Norte, el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

“El Grupo Político que enfermamente me atacó a mí y a mi familia hoy va a tener que enfrentar la realidad, y es muy probable que este señor Winckler va a ser próximamente prófugo de la justicia o detenido, y yo creo que tarde que temprano a estas personas que hicieron tanto daño, tanto mal, va a sopesar sobre ellos la justicia”.

En entrevista en el programa Despierta, aseguró que los señalamientos en su contra y de su familia fueron fabricados “por un psicópata que gobernó Veracruz por dos años”, en alusión de su sucesor en el Ejecutivo, Miguel Ángel Yunes Linares.

Sostuvo que Winckler torturó a un exfuncionario, en alusión a Juan Antonio Nemi Dib, a efecto de declarar en contra de Karime Macías, su esposa, no obstante, ahora se revirtieron las cosas.

Confirmó que hasta la fecha no ha dado su declaración ministerial en contra de exfuncionarios del Gobierno de Enrique Peña Nieto, y aseveró que no está pidiendo criterios de oportunidad o beneficios a cambio, puesto que otorgará la información de la que dispone “porque es su obligación” y porque no le debe “lealtad a nadie”.

“Es mi obligación ciudadana hacerlo, estoy preparando la documentación, la información que tengo, para integrarla en las, o en las carpetas de investigación”.

Reconoció que desconoce qué carpetas de investigación estén abiertas, pero por medios de comunicación está enterado de qué existen una o varias carpetas en contra de exfuncionarios de la administración federal pasada.

Duarte de Ochoa añadió que como gobernador “seguía órdenes” y los actos que quiere acusar “pueden ser” temas de financiamiento de campañas, de ahí que otros funcionarios aparte de Rosario Robles deberán de pisar la cárcel, aunque también exfuncionarios estatales del Gobierno de Yunes Linares.

“Desde el expresidente (Peña Nieto) que tiene que usar peluca, hasta sus funcionarios; hoy algunos resguardados por el fuero constitucional”.

No obstante, aseveró que nunca ha dicho que tiene pruebas directas en contra del expresidente Enrique Peña Nieto, pero sí en contra de exfuncionarios de su administración, enfatizando que se reservará esos datos hasta dar su declaración.

“Uno no puede competir con el aparato de Gobierno, así sea que te estén acusando de haberte comido una paleta y por eso te quieran meter a la cárcel, si ese es el argumento te van a meter a la cárcel, en este país así funciona, o al menos así funcionaba”.

Publicidad