El salvadoreño José David Castro Rodríguez, de 51 años, falleció el pasado 13 de septiembre de 2020 por COVID-19 en el hospital regional de Veracruz.

Si embargo, sus restos permanecen abandonados en una bodega de desechos quirúrgicos, espacio que carece de refrigeración.

El Consulado de El Salvador, ubicado en el municipio de Acayucan, no ha procedido a reclamar los restos del inmigrante, aunque prometió hacerlo hasta el próximo viernes.

Como se mencionó el cuerpo de José David Castro permanece sin refrigeración, incluso a un costado de donde el personal de salud desecha sus vestimentas de protección contra el COVID-19.

El asunto ya se informó a René Domínguez, cónsul de El Salvador en Acayucan, sin que este enlace diplomático se haya hecho cargo del asunto, aunque prometió hacerlo el próximo viernes.

Publicidad