La Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción apenas tiene 4 fiscales para atender todos los casos del Estado, de ahí el gran rezago que existe en esta materia y la falta de resultados desde que el organismo fue creado a la par del Sistema Estatal Anticorrupción.

Estos miércoles aspirantes al cargo evidenciaron la falta de Fiscalías Regionales e insistieron en que que es necesario ampliar la cobertura que da el organismo en la entidad.

Te puede interesar: Rezago del 50% en 88 mil carpetas, reconoce encargada de la Fiscalía

Al participar en la fase de entrevistas en la Sala “Venustiano Carranza” del Congreso, los participantes en la convocatoria también destacaron la importancia de los mecanismos alternativos de solución de controversias.

Algunos pidieron que se refleje el llamado “Gobierno del Cambio” en la designación del nuevo titular y que con ello se generen los resultados que requiere el Estado en esta materia.

Al respecto, el aspirante Ricardo Javier Carrillo Almeida dijo que una denuncia del Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) puede ser suficiente para turnar un asunto ante el juez de control.

Sin embargo, ello no significa que todos los señalados terminen en prisión.

Opinó que en los procesos por responsabilidad debe de haber un cambio legal y que la corrupción sea un delito grave en Veracruz.

Por su parte, Jorge Yunis Manzanares opinó que está demostrado que a la fecha, Fiscalía Anticorrupción es insuficiente para dar respuesta a este problema en todo el Estado, de ahí que se requiere una persona capacitada para el cargo, lo que ya está establecido en la Ley.

Félix Manuel Méndez García consideró que a la fecha no puede haber justicia “pronta y expedita” en materia anticorrupción a la fecha, pues los recursos se abren de forma diversa en otros municipios en donde no hay fiscales especializados, por ello destacó la importancia de que el órgano funcione correctamente.

Sergio Abel Verdejo Muñoz planteó que el nuevo responsable de la Fiscalía debe de analizar puntualmente qué fiscales integran esta área, que haya personas capacitadas y no se rijan con tintes políticos.

En el caso del abogado y actual fiscal regional zona centro Xalapa, Sergio Abel Verdejo Muñoz, evidenció que la Fiscalía Anticorrupción tiene carencia de personal, falta de sueldos dignos y ello se traduce en debilidades.

Juan Manuel Herrera Sosa lamentó la mala imagen pública en la Fiscalía Especializada, sobre todo una vez que se procedió en contra del exfiscal Marcos Even Torres Zamudio.

Enrique Rentería Zavaleta criticó la falta de eficacia y eficiencia en la Fiscalía Especializada en el Combate a la Corrupción debido a la carga de trabajo de mil 500 carpetas de investigación divididas entre sólo cuatro fiscales, de ahí la importancia de los mecanismos de justicia alterna.

Ailett García Cayetano afirmó que la sociedad no está informada de que no todo es cárcel, aunque lo primordial es que no haya impunidad, sobre todo con acuerdos reparatorios.

“Hay maneras de llegar una conciliación y lo que hay que implementar es dar más conocimiento a la sociedad”.

Margarito Ramos Gómez dijo que de 100 carpetas de investigación, sólo 5 van a juicio, de ahí la necesidad de mejorar los programas. Argumentó que hay debilidades como insuficientes recursos financieros y falta de experiencia en asunto en combate a la corrupción.

Clementina Salazar Cruz dijo hay un rezago en las carpetas de investigación, por lo que proyecta implementar mejoras en ese sentido y programar la atención a todos los ciudadanos y no sólo los de la región en Xalapa.

Concluyen entrevistas aspirantes a Fiscalía

Este miércoles en el Congreso del Estado también se completó la etapa de entrevistas a aspirantes a la Fiscalía General ante la Junta de Coordinación Política (JUCOPO). 

Durante la jornada se insistió en que es urgente el combate a la corrupción y mejorar la capacidad de los fiscales de Veracruz para mejorar la impartición de justicia.

El aspirante Ramiro Ramírez Reyes criticó la labor de fiscales en casos de delitos de alto impacto y su falta de capacitación y la lejanía en estos asuntos. 

Ejemplo de lo anterior, en su opinión, quedó en evidencia con las masacres de la palapa La Potra de Minatitlán y del bar Caballo Blanco, en Coatzacoalcos: “¿Ustedes vieron un fiscal ahí trabajando en esos asuntos tan delicados? (…), tiene que haber un fiscal cercano a la gente y que brinde confianza”, planteó. 

Alejandro Lagunes Toral aseguró que el nuevo sistema de justicia penal significó un avance, sin embargo, el Ministerio Público sigue estando a merced de la corrupción, fallas en peritajes, tal es el caso de la llamada cooperación “para las copias”, aun cuando la propia Constitución establece la gratuidad de tales reproducciones. 

“Desde ahí empieza ese tema de corrupción y el poder del ministerio público ocasiona en ocasiones en venderse al mejor postor (…)  y más cuando se integra a la delincuencia organizada”, planteó. 

Gerardo Escobedo García aseguró que uno de los principales problemas en la Fiscalía son las carpetas mal integradas, ya que carecen de metodología. Consideró que falta desarrollo profesional y combatir la corrupción entre fiscales y el personal del organismo. 

Subrayó que es urgente que la Fiscalía comience a generar inteligencia en el seguimiento de casos, tal como ocurre en Latinoamérica y Europa, especialmente en temas como desaparición forzada o desapariciones. 

Cuestionado por integrantes de la Junta de Coordinación Política sobre el tema del feminicidio, el aspirante José Martín Rivera Martínez señaló que se debe hacer una estructuración entre el personal del organismo para asignarlos en áreas en que estén especializados. 

Consideró que es urgente reforzar las unidades de atención temprana, para resolver controversias antes de llegar a un proceso judicial y coordinar de mejor manera la atención a delitos según su gravedad.

Publicidad