Miles de indígenas de la Sierra del Totonacapan aseguran haber sido excludos de los censos implementados por el Gobierno Federal para otorgar apoyos tras la devastación que ocasionó el huracán “Garce”.

Por esta razón habitantes de la comunidad indígena de Rancho Alegre y campesinos afectados en sus parcelas en el municipio, se manifestaron para que los volteen a ver

El pasado 09 de septiembre el titular de la Secretaría del Bienestar, Javier May Rodríguez, dio los resultados del recuento de los daños, detallando que 45 mil 318 viviendas de la entidad recibirán apoyos por 35 mil pesos para reconstrucción, así como enseres domésticos.

No obstante, los afectados en dicho municipio aseguran haber sido excluidos y por esta razón se manifestaron, pues se estableció que la entrega de la ayuda se realizará entre el 14 y 21 de septiembre en Veracruz, Puebla e Hidalgo y a ellos no los incluyeron.

Te puede interesar: Este año, DIF estatal detectó 477 migrantes menores de edad

De acuerdo con el secretario, se dispersarán apoyos de 4 mil 500 pesos a productores afectados en las 3 entidades, de los cuales 24 mil 137 son de Veracruz.

En el caso de este municipio y de municipios vecinos aseguran que son miles de afectados quienes no fueron incluidos en los censos para recibir los apoyos.

Los afectados sostienen que la situación es difícil en la Sierra del Totonacapan, en donde podría haber más movilizaciones puesto que hay viviendas destechadas y afectadas por las lluvias.

Sostienen que los llamados servidores de la nación, que es el personal operativo de la Secretaría del Bienestar en las localidades, nunca pasaron por sus casas para verificar si tenían daños o no.

“Otros manifiestan que sí pasaron pero que al ver que ya habían reconstruido sus techos les comentaron que no podían ser incluidos, que debieron haber esperado a que los censaran, lo que ocasionó indignación”, explicó el investigador y activista ambiental, Sergio Rivera Nasser.

Añadió que los trabajadores de la Secretaría de Bienestar también censaron a conocidos y amigos, e incluso a gente que no tenía daños graves, como la mayoría de los marginados por el empadronamiento.

Rivera Nasser aseveró que falló el diseño del censo, pues el personal de la Secretaría del Bienestar no está capacitado para operar en campo, además de que les dieron poco tiempo para cubrir todas las zonas afectadas.

“Falló el diseño del levantamiento del censo, al no considerar tanto el tamaño de las afectaciones como los recursos humanos disponibles para ello”, aseveró.

Refirió que el Gobierno Federal debería de publicar la lista completa de beneficiarios por localidad, para que así cada ciudadano y vecino constate si están incluidos y que reciban la ayuda prometida.

Excluidos como Matiana Sotero Gómez, Rosa Lorenzo García, Guadalupe Luna Salazar y Lázaro Tirzo Salazar, entre muchos otros, solicitaron que sean considerados y que sus viviendas y cultivos afectados sean incluidos, tal y como lo prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Publicidad