Por la falta de internet, de agua potable, gas, o servicios públicos, los maestros se niegan a asistir a laborar en escuelas ubicadas en comunidades rurales y prefieren renunciar, indicó la directora de Recursos Humanos de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV), Lilian Cuevas Franco.

Explicó que son los jóvenes los que prefieren renunciar a una plaza de maestro, que estar en un lugar donde no hay señal de celular o de internet, porque “los muchachos están muy apegados a las tecnologías”.

Al realizarse durante este fin de semana un nuevo proceso de admisión a la educación, con la asignación de más de 300 plazas a maestros de preescolar, primaria, secundaria y bachillerato, para educación física, e indígena, del ciclo escolar 2019-2020, refirió que es diversas comunidades del Estado.

“No les gusta el lugar, lo ven muy lejos, o no es lo que ellos querían. Pero les digo que para amar nuestra profesión, es en la zona rural donde se aprende a amar a los niños y ayudarles. Es ahí donde se forma un buen maestro”.

Cuevas Franco lamentó que a los jóvenes aspirantes a una plaza de maestro no les gusta estar en comunidades rurales, donde efectivamente hay “incomodidades” porque no se cuentan con los servicios públicos que brinda una ciudad.

Recordó que ella dio clases en una comunidad donde no había agua potable y las familias reunían agua de lluvia para asearse y tampoco contaban con baños, sino letrinas. “Pero hoy los muchachos están muy pegados a la tecnología y (quizá) esa sea una de las situaciones por las que no se convencen ir a las comunidades”.

Publicidad