La crisis financiera heredada por Javier Duarte de Ochoa, y que aún no logra repuntar durante el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares arrastró a los 199 municipios de la entidad que participaron en la bursatilización del Impuesto a la Tenencia Vehicular, pues a todos la empresa calificadora de riesgo Ficht Ratings les asignó la calificación “BBB+(mex)”.

Esto significa que existe un elevado riesgo de incumplimiento de pago de sus obligaciones y estarían a tres pasos de llegar a lo que se considera como una calificación basura o de incumplimiento.

En tal situación se encuentran las principales ciudades del Estado como son Xalapa, Veracruz, Coatzcoalcos, Minatitlán, Córdoba, Orizaba, Pánuco, Tuxpan y Poza Rica.

“La ratificación en la calificación de estas emisiones refleja la acción de calificación en el estado de Veracruz [BB-(mex) Observación Negativa] ya que es el deudor subsidiario ante determinados eventos que se describen en el fideicomiso. Las fortalezas principales que sustentan las calificaciones de las emisiones son: la estructura jurídico-financiera sólida del fideicomiso y los documentos relacionados con la operación”, establece Ficht Ratings.

Resalta que la estructura contempla la posibilidad de ocurrencia de algunos eventos. En caso de que sucedieren se activarían acciones como retener los flujos para fortalecer las reservas y proteger a los inversionistas.

Publicidad