Xalapa, Ver.- No retroceder en el proceso que se ha iniciado para construir sociedades más
inclusivas, democráticas y justas, en las que se reconozca el papel sustancial de las mujeres, para superar las ideas del siglo XIX, en el que se les catalogaba por su sexo, su supuesta debilidad y se les circunscribía al rol de madres-esposas, planteó la investigadora del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales de la Universidad Veracruzana (UV), Rosío Córdova Plaza.

Durante el inicio de la tercera jornada del Congreso Internacional 500 años de la
¿conquista?, el inicio del tiempo histórico de nuestra era, que se desarrolla en El Ágora de la Ciudad, explicó la evolución que ha tenido el concepto de familia a lo largo de la historia y los procesos culturales que la asocian con aspectos de género y un régimen de sexualidad.

Este viernes, Rosío Córdova coordinó la mesa con perspectiva de género Familia y
Sexualidad, en la que estuvo acompañada por las investigadoras Marta Torres Falcón y
Bárbara Valdés Benítez, quienes impartieron las conferencias Mujeres contemporáneas: a
500 años de la ¿conquista? y Maternidades emergentes: la construcción de una memoria
colectiva.

Durante el evento al que asistió el presidente municipal Hipólito Rodríguez Herrero y la
directora del Instituto Municipal de las Mujeres de Xalapa, Yadira Esther Hidalgo González,
así como funcionariado del Ayuntamiento, dijo que durante 500 años la familia se ha basado en patrones culturales, con un sistema de género que asigna tareas diferentes a las mujeres y hombres.

“En diversas lenguas mesoamericanas todavía se hace referencia al patrón residencial
cuando hablamos de familias domésticas. Eran sociedades patriarcales que existen en la
actualidad. Los varones eran los que dirigían el hogar, pero se compartían actividades
productivas de acuerdo con el género”.

Marta Torres Falcón reconoció que hay avances en la igualdad de género, ya que la
población femenina va ganando espacio en la vida política, económica, laboral y social del
país.

Manifestó que las mujeres han avanzado en la defensa de sus derechos reproductivos y
sexuales: “Ya tienen poder de decisión sobre su cuerpo, pueden controlar la reproducción”.
Aunque hay varios logros, agregó, la deuda con el desarrollo de los pueblos originarios sigue vigente, además de que la cultura machista aún permea en la sociedad: “Aún somos
vulnerables y sufrimos diversos tipos de discriminación, por el género, la clase social y la
condición étnica”.

Bárbara Valdés habló sobre la lucha de las madres de familia por educar a sus hijos y por ser reconocidas en las tribunas nacionales. Las circunstancias han hecho que pidan justicia y se reinventen para no darle lugar a la desesperanza.

Al leer varios versos y reflexiones, la investigadora pidió que se reconozca el valor de las
mujeres y que se termine con la violencia de género.

Publicidad