Para la primera revisión que hizo el Orfis costó cerca de 220 millones de pesos, y con el corto tiempo que tiene para hacer un nuevo análisis es necesario contratar nuevos despachos, lo que implica un mayor gasto para el Orfis.

“Sí hay costos porque requerimos personal adicional, el tiempo es muy corto, estamos viendo la posibilidad de contratar algunos despachos de los que aparecen en el padrón y que no hubieran participado en la revisión anterior del 2018, para que, con ojos frescos, puedan detectar alguna irregularidad”.

Agregó que ya terminaron de planear la nueva revisión para presentar el informe en el mes de enero, por lo que confió en que los diputados aprueben esta ampliación presupuestaria. 

No obstante, aceptó que la revisión no implica analizar el informe de los más de 300 entes fiscalizables, ya que algunos no tienen observaciones. 

“A algunos no los vamos a molestar, solo en los casos en los que hay dudas sobre la justificación al manejo de los recursos”.

Publicidad