Tal como se esperaba, el Grupo Legislativo del PAN compró conciencias de dos diputados de oposición, para poder quedarse con la presidencia de la Junta de Coordinación Política, y con ello, no tener que entregarla a MORENA y rendir cuentas sobre el manejo financiero.

El diputado local Sergio Hernández Hernández en un discurso lleno de contradicciones, dijo que estaba abierto al diálogo, pero se negó a responder preguntas de los medios de comunicación sobre la incorporación del investigado por homicidio y amenazas Camerino Basilio Picazo y la ex panista, ex priísta, ex verde ecologista y ex priísta, Regina Vázquez Saut.

En un discurso, en el que no permitió ninguna pregunta, el diputado panista explicó que debido a que el Grupo Legislativo del PAN ya alcanzó la cifra de 21 integrantes, ya no se debe respetar el acuerdo firmado, donde la Junta de Coordinación Política debía ser entregada este viernes a MORENA.

“La ley es clara y establece que cuando un grupo legislativo mayoritario tiene más de 20 diputados, entonces podrá quedarse durante todo el periodo de la Legislatura con la Junta de Coordinación Política”, expresó.

A través de una burda estrategia política, similar a la del priísmo más arcaico, el PAN sumó a dos cuestionados legisladores de oposición para alcanzar los 21 diputados necesarios para no entregar la Jucopo.

En su discurso, Sergio Hernández aplaudió la llegada del investigado por la justicia Camerino Picazo Pérez y la “chapulina” Regina Vázquez Saut.

Publicidad