Vía telefónica, señala que tiene la toma de nota avalada por la autoridad federal laboral, la cual le fue otorgada el 10 de julio de este año, ello como consecuencia de la asamblea celebrada el 5 de junio, de la cual también dio fe un notario público. Recuerda que obtuvo el 85% por ciento de los votos de la plantilla laboral de Tenaris Tamsa.

Lo que pasa –argumenta- es que al actual director de TAMSA, Sergio de la Maza, lo que le conviene es un sindicato blanco, un sindicato sumiso, por eso es que respalda violando la ley a un dirigente espurio como lo es Cándido Canseco, quien a su vez fue impulsado y cuenta con el apoyo de Miguel Ángel Yunes Linares, ex gobernador de Veracruz.

Lagunes Ochoa dice que Yunes Linares -quien injustamente lo encarceló pero que luego salió libre al demostrarse su inocencia- es quien está detrás de Canseco, quien es “un traidor”, “un Judas”.

LOS DRAGONES AZULES

Y es que Cándido Canseco era parte del equipo político de la planilla “Verde” que siempre ha encabezado Pascual Lagunes Ochoa. Pero Cándido Canseco “se vendió” con Yunes y obedece a los intereses de Sergio de la Maza. Por eso el oriundo de Soledad de Doblado les dice a los cansequistas “Los dragones azules”.

El problema está enmarañado, en un callejón sin salida, por culpa de Sergio de la Maza, “quien debe renunciar para que esto se resuelva”, dice Pascual.

Todavía para tratar de desenredar el conflicto, las autoridades federales laborales propusieron un recuento de votos que se debió celebrar los días 14 y 15 de noviembre. Dicho recuento se iba a efectuar en una zona neutral, o sea, no en las instalaciones de TAMSA.

Lagunes Ochoa dice que en estricto apego a derecho, el recuento no procedía porque él cuenta con la toma de nota. Pero accedió al recuento. Sin embargo, Cándido Canseco ni se registró ante las autoridades ni mucho menos acudió al recuento.

Pascual Lagunes sí acudió a registrarse para el citado recuento ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje con sede en Xalapa. Pero, como ya se dijo, éste no se celebró porque Canseco y su gente no se presentaron. “Si no acudieron, por algo será, sabían que iban a perder, quedaría demostrado que no tienen la mayoría”, subrayó.

EL VIERNES PASADO HUBO “INFILTRADOS” DE ANTORCHA CAMPESINA, DICE PASCUAL

Luego, el pasado 15 de noviembre, Pascual Lagunes acudió a las instalaciones de TAMSA para demandar la reinstalación de poco más de 200 trabajadores a los que la empresa indebidamente les retuvo el pago de sus salarios.

“Pero fuimos recibidos por un grupo de choque”, dijo, tras comentar que había alrededor de 300 malandros, que no son trabajadores, sino muchos infiltrados de la agrupación Antorcha Campesina, quienes disfrazados con uniformes de “obreros” y con tubos de acero, “nos enfrentaron”.

Ante ello, decidieron retirarse, dijo, pero pudo haber una desgracia, muchos muertos y heridos, “por culpa de los caprichos de Sergio de la Maza”.

Derivado de esos hechos, el mismo 15 de noviembre, Pascual Lagunes interpuso una denuncia ante la Fiscalía Regional. Los denunciados son más de 30 personas y además el propio Sergio de la Maza.

PIDE INTERVENCIÓN DEL MINISTERIO PÚBLICO FEDERAL

Y este miércoles 20 de noviembre, la parte contraria a Pascual Lagunes ofreció una conferencia de prensa en la que dijeron que no van a permitir que los de la planilla Verde ingresen a la factoría.

Al respecto, Lagunes Ochoa dijo que esa fue una “conferencia patito”, y que en la misma se pudo observar que son muy pocos los que los apoyan.

–¿Qué sigue ahora, cómo se va a resolver el conflicto?

–Pues si no se pone remedio a esto, va a quedar un mal precedente, si TAMSA sigue violando la ley por proteger a un sindicato espurio. Luego entonces tendrá que intervenir el Ministerio Público Federal para hacer valer mi toma de nota. Si TAMSA no saca las manos de esto, se viene una nueva revolución obrera.

Cabe destacar que en estos momentos, Lagunes Ochoa se encuentra en la Ciudad de México, en donde está sosteniendo reuniones con diversas autoridades federales con el fin de destrabar el conflicto.

Publicidad