La vicepresidenta de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, Dulce María García López, consideró que los programas y acciones implementados en Veracruz a través de la Cruzada Contra el Hambre no han dado resultados. La pobreza y marginación siguen al alza.
Son programas paliativos que por el desvío de recursos no llegaron a funcionar, dijo. “Yo he visitado comedores comunitarias, que deberían atender a población abierta”.
Lo mismo los que se instalaron en escuelas y donde el reto era atender a niños menores de 14 años y de muy escasos recursos. Sin embargo, en esas cocinas  no tienen alimentos,  nada para guisar y darle de comer a los beneficiarios. Incluso no tienen ni estufa.
Recordó que el año pasado se instalaron cocinas comunitarias en muchos municipios veracruzanos, entre ellos varios de la Sierra de Zongolica. El reto era modificar hábitos alimenticios y dar raciones calientes y con un equilibrado contenido nutricional a los beneficiarios. Lamentablemente todo quedó en anuncio.
La diputada confió que las políticas públicas implementadas por el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares para el combate de la pobreza y marginación en Veracruz, sean efectivas, con metas claras, seguimiento, medición y se informe permanentemente de logros obtenidos en estas zonas vulnerables.
Publicidad