El turismo electoral representa el principal delito electoral que se comete en la entidad veracruzana en la época de campañas y comicios, dijo la representante de la Fepade en el estado de Veracruz, María Eugenia Rodríguez Mendoza.

La funcionaria federal indicó que al turismo electoral le siguen los delitos de la coacción de los programas sociales y de la compra y venta de votos.

Advirtió que los delitos electorales en el estado de Veracruz continúan a la alza en lugar de ir a la baja.

“El estado de Veracruz es el primero a nivel nacional en la comisión de delitos electorales, tenemos una incidencia del 3.8, eso significa que no hay retroceso sino que se continúa cometiendo esta clase de delitos electorales”, expuso.

Recomendó a los ciudadanos que denuncien ante la Fepade cualquier amenaza de retiro de los programas sociales en el caso de que no voten por tal o cual candidato o en el caso de que los partidos políticos les pidan su credencial elector.

Aclaró que ninguna autoridad, sea federal, estatal o municipal, puede amenazar con retirar un programa social por motivos electorales.

Refirió que la Fepade tiene recibidas 200 denuncias por delitos electorales en el proceso actual para la renovación de los 212 ayuntamientos veracruzanos en donde se señala a servidores públicos, ciudadanos, miembros de partidos y candidatos.

“Son muchas las que tenemos y el proceso de investigación, de acuerdo al nuevo sistema de justicia penal acusatorio nos lleva tiempo en la elaboración de una perfecta investigación, de lo contrario puede echarse para atrás cualquier investigación”, insistió.

Comentó que las denuncias por delitos electorales se presentaron principalmente en Coatzacoalcos, Xalapa, Veracruz, Boca del Río, Minatitlán, Pánuco, Cosamaloapan y otras poblaciones.

Finalmente, resaltó que las denuncias por delitos electorales en el estado de Veracruz han dado resultados positivos en el caso de un ex delegado de Desarrollo Social que enfrenta un proceso penal y en el caso de la orden de aprehensión que se giró en contra del exgobernador Javier Duarte de Ochoa en abril pasado.

Publicidad