El vicepresidente de la Asociación de Transportistas del Estado de Veracruz, Alfonso Enríquez Boussart, señaló que el gremio enfrenta una crisis severa derivada del incremento en el costo de los combustibles. 

Indicó que el fin de este 2019 y el inicio del 2020 no serán buenos para los transportistas de pasajeros porque enfrentan dificultades para sobrevivir.

“Es una crisis existente por la desproporción de los incrementos a los combustibles, y la tarifa del servicio urbano”.

Consideró que es cada vez más difícil prestar el servicio porque deben hacer sacrificios y con una tarifa que no se ha modificado.

“Estamos tratando de hacer otro tipo de cosas, con plataformas nuevas y buscar un tema de prepago y es lo que estamos haciendo”.

A esto se suma que existe una escasez de mano de obra porque han tenido que sacrificar la contratación de más elementos para “reponer” el déficit económico generado por el incremento en el costo de la gasolina y el diésel.

Publicidad