La Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD) alerta que existe una prevalencia de la pediculosis (piojos) entre el 18 y el 33% en la población estudiantil, principalmente entre los 5 y los 12 años de edad.

Dermatólogos en pediatría advierten que “la piel de cada menor es única y requiere cuidados específicos, sin embargo –ante cualquier molestia de niños y adolescentes– los padres de familia deben acudir con un dermatólogo para poder detectar y tratar oportunamente cualquier afección cutánea en los niños”

Consideran necesario proteger la piel de la población de primaria y secundaria de los rayos solares.

“En los primeros años de vida recibimos hasta 50 por ciento de la exposición solar que acumularemos durante toda la vida”, dijo la especialista al enfatizar que la piel de los bebés y niños pequeños es más delgada y delicada, por lo que la probabilidad de que se presenten reacciones inflamatorias o alérgicas, infecciones o quemaduras por el sol, son mayores.

En menor medida, niños y adolescentes se ven afectados por las verrugas vulgares (o mezquinos), pequeñas protuberancias duras del color de la piel. Se manifiestan en manos y en las plantas de los pies, suelen ser muy contagiosas y dolorosas. Está dermatosis se adquiere por contacto en espacios públicos como albercas o playas.

Publicidad