El Consejo de la Judicatura Federal anda buscando irregularidades en el patrimonio del juez al Anuar González Hermadi, el cual otorgó un amparo que favorece a Diego Cruz, uno de los Porkys de Costa de Oro, acusado de abuso sexual en contra de la joven Daphne “N”.

Esa acción se aplaude en aras de la transparencia que exige la ciudadanía, pero no estaría mal que los distinguidos consejeros revisen cómo fue que antes de todo este escándalo mediático, el mismo enjuiciador concedió otro amparo al padre de la joven Javier Arturo Fernández Torres, el cual le favoreció.

Parece que en el triángulo algo no cuadra.

Publicidad