La nueva dirigente nacional del PRD, Alejandra Barrales, consideró que el tema de la Casa Blanca “no es un tema de perdones ni renuncias” y exigió que haya consecuencias, esto luego de que el presidente Enrique Peña Nieto pidió perdón a los mexicanos por este caso.

“El asunto de la Casa Blanca no es un tema de perdones ni renuncias, es un tema de legalidad y transparencia que debe tener consecuencias”, escribió en Twitter.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano, reconoció que Peña Nieto actuara de esa forma en el marco de la promulgación de las leyes del Sistema Nacional Anticorrupción; no obstante, pidió hacer más.

Barrales-660x330

 “Que no se quede solamente en eso, es reconocible esa actitud, pero si no vemos dentro de poco peces gordos pagando consecuencias de actos de corrupción, entonces quedará para el anecdotario político”, dijo en entrevista con Leonardo Curzio.

Ayer, el primer mandatario pidió perdón por segunda vez por la indignación e irritación que causó el caso de la Casa Clanca; aceptó que cometió un error y que sintió en carne propia la irritación de la población.

Publicidad