Después de que el Organismo Público Local Electoral, entregará la constancia como gobernador electo de Veracruz a Miguel Ángel Yunes Linares, el político Veracruzano se trasladó a la emblemática Plaza Lerdo de la capital del estado, para pronunciar un discurso de compromisos y esperanzas para los Veracruzanos.
Lo curioso del asunto es que pasadas las 15 horas de este domingo, el gobernador electo, seguía saludando a la gente de beso y mano, en una fila ordenada y gustosa de tocar al elegido por el pueblo.
Tiempos y señales de esperanza, esperemos que los cambios se hagan realidad.

Publicidad