Como si no tuviera averiguaciones pendientes ni carpetas de investigación por integrar, el abogado de los Yunes -con membrete de fiscal general del estado-, Jorge Winckler Ortiz, ocupó su largo asueto para armarse la producción, edición y difusión de un videíto explicativo sobre las facultades y obligaciones de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en el combate a la delincuencia.

En el video, el fiscal se auto exoneró de los crímenes ocurridos en la entidad con la nueva campañita que soltó justo al terminar una reunión con el alcalde de Veracruz, Fernando Yunes Márquez, uno de sus patrones a los que debe su ascenso en el sistema de procuración de justicia estatal.

Apenas terminó la sobremesa, ordenó a sus cómplices voceros abrir la nueva campaña contra el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, quien un día antes lo exhibió en el documento enviado a la Cámara federal de Diputados como respuesta a un punto de acuerdo aprobado el 14 de febrero pasado, en el que los diputados requerían información al Gobierno de Veracruz sobre fosas halladas en el estado.

A Winckler le debió ‘calentar’ que el mandatario lo exhibiera en San Lázaro al replicar los reclamos que todos los días le hacen los colectivos de familiares de personas desaparecidas por su ineptitud.

Como dice la conseja popular: “palo dado, ni Dios lo quita”. Así que ni con su videíto se puede quitar lo que todos los veracruzanos saben: su ineficiencia para ejecutar las cientos de miles de órdenes de aprehensión que tiene pendientes sobre su escritorio.

De eso le faltó contar en el storytelling armado por Producciones Elías by Marc Horton (de quien por cierto, ya se sabrá todo lo que se llevó en el bienio de su tío político).

Publicidad