¿Por qué hemos dejado pasar tantos muertos y desaparecidos?

Hoy, Xalapa vive la angustia de no saber en qué momento aparecerá otra noticia que nos dirá que alguien más ha sido asesinado; que una madre más llora la desaparición de su hijo; del padre impotente que, por defender a su familia, muere acribillado a balazos.

Hemos llegado al límite de lo impensable. Xalapa, Veracruz y todo el país no merece sufrir este desasosiego que lastima día con día.

Pues como dice Pedro Páramo:

“La muerte no se reparte como si fuera un bien. Nadie anda en busca de tristezas”.

“Ni un desaparecido más, ni un muerto más ¡!

Publicidad