Apenas el 21 de junio inició el solsticio de verano y ya una ola de calor potencialmente peligrosa amenaza al continente europeo en lo que parece un clima común debido al cambio climático.  

Las temperaturas podría aumentar a 40 grados centígrados o más, en países como Francia, España y Portugal, donde los ciudadanos corren el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con el calor (agotamientos, calambres, un golpe de calor, etc.)

Murieron 15 mil en Francia tras ola de calor

Ello, porque una tormenta sobre el Océano Atlántico sumado a la alta presión sobre Europa central, están atrayendo aire caliente desde el Sahara, lo que obliga a importantes funcionarios a lanzar una alerta máxima.

“Los veranos más calurosos en Europa desde el año 1500 de nuestra era ocurrieron desde el último cambio de siglo: 2002, 2003, 2010, 2016, 2018, y están en aumento”

La razón es que, al menos en Francia, murieron 15 mil personas tras la última ola de calor en 2003, cuando la temperatura alcanzó los 44 grados centígrados, según informa France24.

El efecto invernadero nos está matando 

Como explica Rahmstorf, lo que estamos viendo es exactamente lo que los científicos anunciaron como resultado del aumento de las temperaturas globales a causa el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero por la quema de carbón, petróleo y gas.

De acuerdo con CCN, al menos 36 personas han muerto durante una ola de calor prolongada en la India, que ha durado más de 30 días. En cuanto al resto del mundo, se prevé que las olas de calor se dupliquen para 2050.

Publicidad