Una vez más la magistrada del Poder Judicial en Veracruz Yolanda Cecilia Castañeda Palmeros regresa al escaparate mediático gracias a sus imprudentes expresiones y declaraciones públicas en contra de sus correligionarios.

Hace poco mas de nueve años, el gobernador Fidel Herrera Beltrán propuso a un grupo de profesionales del derecho, y expresó: ‘cualquier pendejo puede ser magistrado’. En aquél tiempo, la magistrada no ganó nada, excepto el repudio de los agraviados y la burla de los funcionarios públicos que integran el Poder Judicial.

Doña Yolanda Cecilia, cada que puede, alardea a los cuatro vientos su trayectoria judicial, sus títulos y premios académicos y judiciales. Nunca nadie le ha negado esos atributos como tampoco se le ha exigido que los demuestre. Si su carrera jurídica está repleta de todo lo que dice, debería demostrar civilidad, y actuar con mesura, no con locura.

Quizá la abogada Castañeda Palmeros tenga un rudo entendimiento de la vida, lo que le provoca tirar de la lengua sin medir las consecuencias de sus actos. 

Esperemos que las nuevas autoridades del Poder Judicial no investiguen los actos de nepotismo, favoritismo, que presuntamente han denunciado en contra de la estridente magistrada, de lo contrario tendrá que aprender que en la vida no hay que perder la oportunidad de quedarse callado. 

Ya se había comentado en este espacio que podría venir una limpia en el Poder Judicial de Veracruz y las condiciones se van dando.

Publicidad