En redes sociales se difundieron videos de una bola de fuego que iluminó de verde la noche en Esmirna, una ciudad al poniente de Turquía.

El fenómeno ocurrió en la madrugada del sábado 31 de julio. La bola de fuego pudo ser observada por varios segundos antes de desintegrarse, presuntamente acompañada por una explosión sónica.

Aunque varios usuarios pensaron que se trataba de un meteorito, es decir, un objeto que había cruzado la atmósfera de la Tierra, en realidad era parte de la lluvia de meteoros conocida como las perseidas, confirmó el doctor Hassan Ali Dar, subdirector del Observatorio Astronómico de la Universidad del Egeo.

Anuncios

Las perseidas son una lluvia de estrellas que puede ser apreciada todos los años entre el 17 de julio y el 24 de agosto, con su punto máximo alrededor del 12 de agosto.

Publicidad