Dave Eastwood ha pasado los últimos dos años construyendo un nuevo hogar para él y su esposa, Helen Kettleborough en Honley, West Yorkshire, Inglaterra. Y durante la construcción, los esposos se han visto obligados a vivir en su garaje, inusual situación de vida que ha provocado que Helen solo haya tenido acceso a duchas en regadera.

La esposa de 60 años realmente ha extrañado poder relajarse en una tina, hecho que ha dejado claro a Dave en numerosas ocasiones. Así que harto de sus quejas, el hombre decidió tomar el asunto con sus propias manos y construyó un jacuzzi improvisado para ‘callarla’, usando el cubo oxidado de un tractor excavador.

Te puede interesar: #VIDEOVIRAL: Hombre usa grúa para ver a su esposa aislada por Coronavirus

Dave, de 63 años, convirtió la excavadora que había estado usando para construir la casa en un día de spa temporal para su esposa Helen durante el encierro por la cuarentena, llenando el cubo con agua, gel y jabón para ducha. Y por la falta de electricidad, el esposo creó burbujas usando un taladro manual con un accesorio para llevar algo de burbujas al jacuzzi.

Una vez que el agua se calentó, Helen, cuidadora de niños jubilada, subió por una escalera y disfrutó de una copa de vino y de un baño que ansiaba desde hace mucho. Helen dijo: “Fue un paraíso para mí. Fue realmente encantador relajarse. Estaba harta de la ducha en el garaje, así que tomar un baño en un “jacuzzi” fue realmente agradable”.

“Llevamos dos años en el garaje, así que me había estado quejando de la falta de una tina, así que Dave decidió callarme. Una vez que estuve allí dentro, no quise salir. Me quedé allí durante media hora, y una vez que terminé mi vino opté por salir”, señaló.

Además, la esposa dijo: “Incluso tuvimos algunos caminantes que pasaron mientras yo estaba en el jacuzzi y dijeron que se veía bien. Tal vez tengamos que considerar alquilarlo cuando la casa esté terminada”.

Ella continuó: “Tuvo que tener un par de días de sol para calentar el agua. Lo llenamos el sábado y finalmente todo pasó el día lunes. Solo para asegurarme, primero me duché, así que ya estaba un poco mojada y eso significaba que no me daría tanto frío”.

“Una vez que terminé de utilizar el jacuzzi, vertimos el agua sobre las plantas para no desperdiciar nada”, señaló Helen.

Dave agregó: “A Helen le encantan los jacuzzis en los parques y hoteles de vacaciones, así que prometí que pondríamos uno en la nueva casa”. Pero sin duda Helen nunca esperó que fuera uno improvisado en un tractor excavador, hecho que la hizo viral en redes.

Con información de kennedynewsandmedia.co.uk

Publicidad