El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el viernes que cree que hay “problemas más grandes” que prohibir las pajitas de plástico, un día después de que el gerente de su campaña de reelección promoviera en Twitter los “Popotes Trump”.

En diálogo con periodistas en los jardines de la Casa Blanca, el mandatario dejó en claro su posición cuando, entre preguntas sobre Irán y China, un reportero le preguntó sobre los esfuerzos en el país para prohibir las pajitas de plástico, también conocidas en el mundo hispanohablante como popotes, bombillas, sorbetes o pitillos.

Creo que tenemos problemas más grandes que las pajitas de plástico”, respondió Trump.

Y después de una breve pausa, preguntó: “Tenemos una pequeña pajita. ¿Qué pasa con los platos, los envoltorios y todo lo demás que es mucho más grande y está hecho del mismo material?”.

Todos se enfocan en las pajitas. Hay muchas otras cosas en las que enfocarse”, dijo, sonriendo divertido antes de afirmar que era “una pregunta interesante”. 

En Estados Unidos crecen los pedidos para prohibir los plásticos de un solo uso. Washington y Seattle ya han prohibido las pajitas de plástico, optando en cambio por las de papel.

Pero el jueves por la noche, el gerente de la campaña de reelección de Trump en 2020, Brad Parscale, promovió las pajitas de plástico de la marca Trump, rojas como el color del gobernante partido republicano y con el nombre del presidente grabado en láser, a la venta por 15 dólares el paquete de 10. 

Las pajitas de papel de izquierda no funcionan”, indicó. “Apoye al presidente Trump y compre su paquete de pajitas reciclables hoy”, añadió, describiendo sus ventajas: reutilizables, libres de bisfenol A y “Hechas en Estados Unidos”.

Parscale tuiteó el enlace al aviso publicitario junto con la frase “Making Straws Great Again” (Haciendo pajitas gradiosas de nuevo), juego de palabras con la emblemática frase de campaña de Trump “Make America Great Again” (Haciendo a Estados Unidos grandioso de nuevo).

Publicidad