Genaro Lozano*

Aurelién Guilabert nació en Marsella en 1989, llegó a la Ciudad de México a los 20 años, como estudiante de intercambio universitario entre Sciences Po y el ITAM. Era el 2009 y se iba a quedar solamente seis meses; ya lleva 12 años en el país y este 2021 hará historia al convertirse en el primer candidato a diputado naturalizado mexicano. Su suplente es Henri Donnadieu, otro francés naturalizado mexicano, quien ha sido una pieza clave del activismo del VIH en México y de la vida nocturna para la diversidad sexual.

La elección de este 2021 es histórica en múltiples aspectos. Histórica porque será una elección en la que por primera vez habrá reelección legislativa. También será histórica por el número de candidaturas de la diversidad sexual en todos los partidos. Desde el 2006 se han ido postulando muchas personas de la diversidad sexual a diversos cargos, pero este 2021 el número de candidaturas y de partidos postulantes será mucho más considerable. Será histórica también por el número de mujeres postuladas a gubernaturas. Será histórica porque por primera vez el Congreso de la Ciudad de México votará para darle representación a la diáspora mexicana y porque por primera vez ciudadanos naturalizados podrán competir por cargos de elección popular, como Aurelién.

La Constitución federal mexicana tiene en sus artículos 55 y 58 los requisitos para competir por un cargo de diputado y senador, respectivamente. Entre esos requisitos está el de “ser ciudadano mexicano por nacimiento y en ejercicio de sus derechos”. En otras palabras, ni una persona naturalizada mexicana ni una persona presa pueden competir por un cargo público. Además de eso, para ser diputada se exigen 21 años cumplidos y para el Senado 25. En otras palabras, en México somos ciudadanos a partir de los 18 años, cuando podemos votar, pero solo a medias porque una joven de 19 no puede competir para ser diputada sino hasta los 21. Los requisitos de nacimiento, ejercicio pleno de derechos y de edad son discriminatorios y deben reformarse.

Durante la redacción de la Constitución de la Ciudad de México se tuvo ese debate y se eliminaron los requisitos de nacimiento y edad porque son discriminatorios. El artículo 24 estipula que para ser legislador en el Congreso de la Ciudad de México se requieren 18 años cumplidos y ser mexicano por nacimiento o por naturalización. Por ello Aurelién puede competir y será el primero en poner a prueba el cambio en la ciudad. La Constitución de la Ciudad de México sigue manteniendo un requisito de 30 años cumplidos, ejercicio de derechos plenos y sin sentencias de delitos dolosos para el cargo de la Jefatura de Gobierno, pero en el plano legislativo tiene los requisitos menos discriminatorios del país y hacia allá debería ir una reforma de la Constitución federal.

Personas nacidas en el extranjero como Aurelién o Henri y que llevan años en México deberían tener los mismos derechos que cualquier otra persona. Henri lleva décadas viviendo en el país y haciendo activismo LGBT, mientras que Aurelién ha trabajado con colectivos como el #YoSoy132, los de movilidad, los medioambientales, los de las trabajadoras sexuales, la marcha del orgullo LGBT, transparencia, regulación de cannabis, entre muchos otros. Ha sido un ciudadano de tiempo completo. Su reto como candidato es enorme, pues Morena lidera las preferencias electorales en la ciudad, especialmente en la alcaldía Cuauhtémoc, mientras que Movimiento Ciudadano, el partido que lo postula, solo es fuerte en Jalisco y busca crecer en el resto del país.

El horizonte electoral trae muchas sombras, entre ellos los ataques y cuestionamientos a la autoridad electoral, pero también tiene algunas luces con candidaturas como las de este joven que quiere ser el primer diputado francomexicano del país y que revira citando a Chavela Vargas con un “los mexicanos nacemos donde se nos da la rechingada gana” cada vez que alguien le dice que “no es mexicano”.

@genarolozano      

  • Politólogo por The New School for Social Research e Internacionalista por el ITAM. Profesor en la UIA desde el 2007 y en el ITAM (2005-2012). Coautor de varios libros académicos como Same Sex Marriage in Latin America: Promise and Resistance, La política exterior de México y ¿Qué es Estados Unidos? Analista político en CNN y el IMER. Conductor del programa Sin Filtro, en Televisa. Fue Subdirector de la Revista Foreign Affairs Latinoamérica.
Publicidad