José Lima Cobos

No existe duda  que la ignorancia y la perversidad es temeraria y más cuando se pretende poner en entredicho la conducta, en el caso concreto, del   presidente de la república, que si bien hace apenas unos días era intocable , ahora, desacralizado ese poder, cualquier ciudadano lo puede cuestionar porque ya no goza del impedimento que representaba el estado mayor presidencial que con ocho mil elementos- ejército y marina- lo protegía y más que nada  que lo aislaba  de la  ciudadanía, para que fuera cómplice de las injusticias que sufre la nación y su pueblo.

Roto ese paradigma ominoso, el presidente López Obrador, por principio, devolvió la dignidad a las secretarías de la Defensa Nacional y Marina, porque con la desaparición de ese  estado mayor presidencial, el contacto con las fuerzas armadas es directa, es decir, no existe más un intermediario, que era el enlace obligado , para el acceso al presidente y  lo más trascedente  es el informe diario que rinde ante la prensa- colaboradores sin sueldo del presidente, al cortarse los chayotes acostumbrados- de manera  que acepta cualquier cuestionamiento o inconformidad social que se refleja en la sociedad, dando respuesta puntual y llamando a las cosas por su nombre.

Este acontecimiento es histórico, aunque, por supuesto, molesta a quienes públicamente ha señalado  devoradores de los recursos de la nación, que se adjudicaban salarios de más de setecientos mil pesos mensuales, como gastos para comida de cuarenta mil pesos mensuales, treinta mil pesos para gasolina o  bien, otros privilegios que pueden considerarse criminales ante la existencia de más de cincuenta millones de miserables , lo que  evidentemente acentúa la  inconformidad en su contra  y aunque algunos organismos autónomos han renunciado  a sus funciones, otros han acudido a amparos para evitar que se cumpla el artículo 127 constitucional que prohíbe que ningún servidor público gane más que el presidente de la república, lo que trae inquietos  a los que hincaban el diente al presupuesto  , sobre todo a los ministros de la corte , jueces y magistrados, así como a los organismos autónomos, y  otros tantos “genios “ de la republica que se niegan a vivir en la “medianía “ que preconizaba el presidente Juárez.

De ahí que el escándalo de Baja California ha hecho que chille la víbora  de la menguada oposición y traten de involucrar al presidente en este conflicto, pues  afirman  que esto es preludio de que en el futuro pudiera promoverse la reelección presidencial, pretendiendo  con ello confundir y sobre todo alebrestar a la nación  y que se distraiga  del combate a la corrupción  e impunidad – que  no se le ha tocado  aún a fondo- para que México, de ocupar el sitio 138 de los países del mundo más corruptos , por los menos, disminuya al cincuenta por ciento, significando con ello, que  se quiere la eternización en el poder, cuando ha sido el promotor de cambios  profundos a la constitución, como  la revocación del mandato o eliminación del fuero y privilegios.

En ese asunto, para que se tenga una mediana idea, en base a los elementos que se han divulgado, el Partido Acción Nacional, que ha gobernado ese estado desde hace algunos sexenios – ahora ha sido reducido de manera considerable- promovió una reforma a su constitución política- lo que correcto en uso de su soberanía- y en un transitorio se dijo que la elección de este nuevo gobierno sería de dos años, sin embargo, esos mismos diputados -PAN,PRI,-que son mayoría  y que concluyen  su gestión a finales de este mes, en una nueva reflexión,- término que de manera frecuente exponen los ministros de la Suprema Corte en sus resoluciones – cambiaron de criterio  y retorna a lo que originalmente decía su órgano constitucional, de acuerdo con lo que la propia constitución  política prevé.

Lo que no se dice y menos se difunde con tanto alarde , porque no les conviene, es que aquella reforma de dos años  no se aprobó por los ayuntamientos, de ahí que, aunque se haya promulgado por el gobernador, tiene  un vicio  de origen, por lo  que procede , en el caso a estudio, es que se promulgue  esta última reforma por el actual gobierno y que se promueva la acción de inconstitucionalidad  para que la  Suprema Corte de Justicia, por la importancia y trascendencia lo resuelva, y si, en el supuesto  de que, como se dice, que hubo el cochupo a que están acostumbrados los panistas y príistas que les finque responsabilidad.

Es conveniente precisar que la nueva legislatura de mayoría morenista, toma posesión el 1º de agosto de este año, sin embargo, se le endilga al gobierno del presidente  López Obrador, aunque ya ha precisado “ se me caería la cara de vergüenza “ pues  esa situación  que escandaliza a los que han hundido al país y quebrado a PEMEX, CFE y demás empresas del estado, son  los diputados que ya terminan su gestión y cuya resolución tomaron en uso de sus facultades y de manera soberana, ya que de acuerdo con el artículo 116 constitucional, que  es la que norma la vida nacional, dice tajantemente fracción I.-“los gobernadores de los Estados no podrán durar  en su encargo más de seis años” y lo que se discute  en el caso de Bonilla, es que durará cinco años, lo que no viola la constitución .

limacobos@hotmail.com.

Twitter:@limacobos1

Publicidad