Miguel Ángel Cristiani G.

*Las mentiritas del Secretario de Salud en el Congreso

*Los resultados de la Auditoría Superior de la Federación

*Ya se debieron haber solventado todas las observaciones

La versión jarocha del subsecretario de salud federal López Gatell, es Roberto Ramos Alor, Secretario de Salud Estatal que no obstante que en su comparecencia en el Congreso del Estado prometió y juró responder con la verdad a los cuestionamientos que le hicieron los y las diputadas locales, pensó que los veracruzanos son ingenuos -por decir lo menos- al mentir y ocultar datos sobre los resultados de la Auditoría Superior de la Federación ASF que le observó casi 2 mil millones de pesos, durante el ejercicio fiscal 2019, el primer año de su administración.

Por principio de cuentas Roberto Ramos Alor dijo que las observaciones están siendo solventadas, por ello no se puede hablar de daño a la Hacienda Pública. Lo que no dijo es que en términos de los artículos 79 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y 39 de la Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación, para que en un plazo de 30 días hábiles presente la información y realice las consideraciones que estime pertinentes. Es decir que ya se debieron de solventar todas las observaciones.

Otra mentirilla a medias: Roberto Ramos Alor aseguró que “No se generó un daño a la Hacienda pública Federal, toda vez que no existen denuncias presentadas como sí lo hubo en administraciones pasadas” El hecho de que no se hayan presentado denuncias por la Contraloría Estatal, no significa que no haya daño patrimonial.

Roberto Ramos Alor añadió otra media verdad, “que el proceso de fiscalización consta de distintas etapas y a la fecha integran la información que se presentará ante la ASF en términos de Ley,” Efectivamente, son varias etapas, pero precisamente en esos términos de ley ya se debieron de haber justificado.

Otra mentirota: que la contingencia sanitaria también afectó los procesos administrativos para la atención de los trabajos de auditoría, lo que impactó en los resultados de la Fiscalización de la Cuenta Pública 2019, aunque es de todos sabido que la pandemia comenzó en marzo de 2020.

Cabe recordar que la Auditoría Superior de la Federación revisó los recursos federales transferidos a través del Acuerdo de Coordinación Celebrados entre la Secretaría de Salud y la Entidad Federativa, por un monto de $4 mil 080 millones 363 mil pesos.

De dicho monto, la fiscalización determinó un monto sin aclarar por Mil 963 millones 566 mil pesos, recursos que corresponden a los recursos federales transferidos por concepto de cuota social y aportación solidaria federal del Sistema de Protección Social en Salud (Seguro Popular 2019).

Por todo lo anterior es importante contrastar, lo que dice el informe de la Auditoría Superior de la Federación respecto a las auditorías a la Secretaría de Salud de Veracruz:

Los recursos federales transferidos durante el ejercicio fiscal 2019, por concepto del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud en el Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, fueron por 6,598,584.7 miles de pesos, de los cuales se revisó una muestra de 4,376,004.6 miles de pesos, que representaron el 66.3%.

Pliego de Observaciones: Se presume un probable daño o perjuicio, o ambos, a la Hacienda Pública Federal por un monto de 27,083,978.97 pesos (veintisiete millones ochenta y tres mil novecientos setenta y ocho pesos 97/100 M.N.), más los rendimientos financieros que se generen desde su disposición hasta su reintegro a la cuenta bancaria de la Tesorería de la Federación, que corresponden a recursos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud 2019, que no se pagaron al primer trimestre de 2020, ni se reintegraron a la Tesorería de la Federación, en incumplimiento de la Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, artículo 17, y del Presupuesto de Egresos de la Federación, artículo 7, párrafo primero.

Por otra parte, al 31 de diciembre de 2019 y al 31 de marzo de 2020, se devengaron y pagaron, 376.1 miles de pesos, por lo que no se devengaron, no se pagaron ni reintegraron a la TESOFE, 1,636.7 miles de pesos.

Se presume un probable daño o perjuicio, o ambos, a la Hacienda Pública Federal por un monto de 35,760,887.30 pesos (treinta y cinco millones setecientos sesenta mil ochocientos ochenta y siete pesos 30/100 M.N.), más los rendimientos financieros que se generen desde su disposición hasta su reintegro a la cuenta bancaria de la Tesorería de la Federación, que corresponden a una diferencia entre el importe reportado como comprometido, devengado y pagado, y las transferencias a las cuentas pagadoras de los Servicios de Salud de Veracruz, de la cual no se presentó la documentación soporte del pago, ni se acreditó la trazabilidad de los recursos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud 2019, desde que el recurso salió de la cuenta bancaria que se abrió para recibir los recursos del fondo, hasta el pago correspondiente, en incumplimiento de la Ley General de Contabilidad Gubernamental, artículos 35, 42, 43 y 70, fracción I, y de la Ley de Coordinación Fiscal, artículos 29 y 49, párrafo segundo.

Se identificó que de la cuenta bancaria que los SESVER abrieron para recibir los recursos del FASSA 2019, se realizaron transferencias a otras cuentas de los SESVER para el pago de nómina por 3,965,911.4 miles de pesos, para el concepto “Sueldos” a servidores públicos; sin embargo, en el reporte presupuestario denominado “Estado del Ejercicio Presupuestal”, del 1 de enero de 2019 al 31 de diciembre de 2019, los SESVER reportaron 5,377,254.3 miles de pesos, comprometidos, devengados y pagados en el capítulo 1000 “Servicios Personales” con cargo al FASSA 2019, por lo que se identificó una diferencia por 1,411,342.9 miles de pesos, entre el importe reportado como comprometido, devengado y pagado por 5,377,254.3 miles de pesos y las transferencias a las cuentas pagadoras por 3,965,911.4 miles de pesos, de la cual no se presentó la documentación soporte del pago, ni se acreditó la trazabilidad de los recursos del FASSA 2019, desde que el recurso salió de la cuenta bancaria que se abrió para recibir los recursos del fondo, hasta el pago correspondiente; tampoco se conciliaron los registros contables y presupuestarios, lo que obstaculizó la fiscalización adecuada en el ejercicio de los recursos del FASSA 2019, en relación con la contratación del personal con el perfil necesario, los pagos de remuneraciones y compensaciones por laborar en comunidades de bajo desarrollo, las bajas y las licencias sin goce de sueldo, así como los reintegros a la cuenta bancaria o en su caso a la TESOFE de los pagos indebidos o cancelados, asimismo, respecto del otorgamiento de licencias con goce de sueldo y comisiones sindicales a otras entidades, de la contratación y del pago del personal eventual y por último, que se hayan enterado los impuestos federales correspondientes, en incumplimiento de la Ley General de Contabilidad Gubernamental, artículos 35, 42, 43 y 70, fracción I, y de la Ley de Coordinación Fiscal, artículos 29 y 49, párrafo segundo.

El Gobierno del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, en el transcurso de la auditoría y con motivo de la intervención de la Auditoría Superior de la Federación, proporcionó la documentación que acredita que acredita un importe por 1,375,582,011.29; no obstante, la observación persiste un importe por 35,760,887.30 pesos.

 Contáctanos en nuestras redes sociales:

https://www.canva.com/design/DAEN5B9DWgs/ZCHd2Z8KueYjlg_d59Op3A/view?website#2
Publicidad