José Luis Enríquez Ambell

Desde que Lázaro Cárdenas Batel se retiró del equipo del Presidente López Obrador, hace poco más de un año, demostró que “a un gobernante no se le renuncia; se le solicita tener a bien evaluar y sancionar retirarse del cargo conferido, en señal de respeto”, y esto ahora deja en claro que la verdadera razón (s) de esa dimisión ha sido considerado por la Presidenta Electa Claudia Sheimbaum, y lo reintegra al servicio público, muy cerca de ella y desde una oficina históricamente poderosa en la Presidencia de la República.

A diferencia de los anuncios por nombramientos de manera grupal, y que habría hecho que los de SECTUR, SC Y STPS – como se había dicho horas antes por la Presidenta serían este jueves y que serán una semana después – “eso nos habla de la deferencia que existe de Claudia a Lázaro, y a su familia también”.

Entendiendo que pronto dejará la Secretaria Técnica de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), ya dedica todo su tiempo en favor de la responsabilidad a la que ha sido convocado.

Anuncios

La invitación presidencial es una “muestra de la identificación, la alianza y las lealtades que se entiende o supone existe entre Don Cuauhtémoc Cárdenas Solorzano – Papá de Lázaro – y la Presidenta entrante como con el saliente, y demuestra que la relación entre todos ellos está y permanece intacta”, pues hubo voces diciendo lo contrario.

Incluso, presumo que entre las funciones de Lázaro Cárdenas Batel, jugará un papel de alta interlocución e importancia al interior del gabinete y al exterior, y con temas particulares y focalizados que la Doctora le encargue y de donde podrían enlazar con actores que en los recientes tiempos han sido distantes al poder presidencial, en una especie de operación planchado y sin arrugas.

Por lo pronto, después de ocho décadas – casi nueve – de la nacionalización de la industria petrolera que se decreto el 18 de marzo en 1938 sigue habiendo representación de la familia del General Lázaro Cárdenas del Río, a través de su nieto, en el Poder Ejecutivo Federal.

Sin duda, las Familias Cárdenas Solorzano y Cárdenas Batel desde el Gral. Cárdenas del Río, “ni son suicidas, ni aprendices del oficio político; conocen y dominan las reglas del quehacer público”, solía comentarme Don Gonzalo T. Martínez Corbalá (qepd), en ocasiones que me distinguía con sus consejos y platicas por su experiencia y la cercanía con todos ellos.

Lázaro Cárdenas, habrá de estar  – así lo supongo – en todas las reuniones de gabinete de la Sra. Presidenta y quizá de manera particular en otras mesas de trabajo que la Sra. Sheinbaum convoque y presida, “pues esa oficina asignada esta diseñada para responsabilidades de pleno seguimiento a los acuerdos tomados en diferentes gabinetes sectoriales”.

Lázaro Cárdenas Batel, desde la Coordinación de Asesores de la Presidencia de la República con López Obrador, conoció de los proyectos actuales, y que serán  transexenales y multianuales, y creo le serviría a la Presidenta la información que conozca el nieto del General, como al gabinete, de entrada.

DE SOBREMESA

La alianza que nació en los 80’s entre el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano con Andrés Manuel López Obrador, es origen de la comunión de ideas de los dos y que ahora trasciende al inicio del sexenio de Claudia Sheimbaum, lo que parece es un vínculo inseparable – ahora – a través de Lázaro.

UN CAFÉ CON DOBLE CARGA 

De entrada y reconociendo, que los militantes que han mudado del PRD y PRI a Morena teniendo como referente al Ing. Cárdenas Solórzano, seguirán caminando en ese sentido, y no descarto que sea está una de las tareas de Cárdenas Batel, en busca de terminar por vaciar esos dos institutos políticos. Ya en su momento Don Cuahutémoc puso distancia con la agrupación el “Colectivo por México y así  contribuir a limpiar esa carretera a favor del régimen de la 4T”.

UN CAFÉ LECHERO LIGTH 

Don Cuahutémoc Cárdenas Solórzano, ya está en la historia como un líder moral de la izquierda seria y propositiva en México,- Andrés y Claudia lo saben,- y creo lo agradecen al hijo del General Cárdenas del Río, a través del nieto Lázaro – en un reconocimiento que incluye a sus capacidades como también su experiencia – y despachando desde una oficina en Palacio Nacional, siempre cerca de la Dra. Sheimbaum, eso creo y pienso.

¡ ES CUANTO !  

Publicidad