Pablo Jair Ortega

@pablojair

+ Canastas Regionales del Bien Comer en Veracruz.

+ Golpe al narco por parte de SSP.

+ Renuncian funcionarios panistas en Conagua.

80 mil pesos ganan nomás por poner el tafanario en el Consejo de Infonavit los “kks” grandes de la CTM, Concamin, CMIC, Concanaco, entre otros… 

–Chopenjawer

Algo muy interesante, que mantiene la atención de los grillos jarochos, es el hecho de averiguar qué sucederá ahora con los partidos “chiquitos” (no presto nada), que se crearon recientemente para los nuevos tiempos electorales.

De entrada, se sabe que al menos dos, “Podemos” y “Todo Por Veracruz”, se dedicaron a visitar a dirigentes empresariales en el estado para ver si así apuntalan lo que en apariencia sería una estructura ciudadana, pero con cabezas visibles de actores políticos recientes que se encumbraron durante el fidelato y el duartismo.

Para nadie es un secreto que al menos esos partidos están ligados a esos regímenes, con personajes que fueron piezas clave de esas administraciones y operaron para la conformación de estas nuevas fuerzas políticas en Veracruz.

Los personajes más visibles: Gonzalo Morgado (priista de toda la vida), Jorge Callejas (ligado al exsecretario de Gobierno, Erick Lagos), Gabriel Deantes (exsecretario con Duarte), Francisco Garrido (exdiputado local ligado a Duarte, presidente de la Comisión de Vigilancia encargado de procurar los “saludables saludos” para la aprobación de acuerdos por los diputados), Yolanda Gutiérrez (exsecretaria de Duarte también, ligada al excandidato priista Héctor Yunes Landa), Jesús Vázquez González (exdiputado del PAN, luego del Verde) y Víctor Argüelles (ex secretario de Yunes Landa).

De hecho, estos partidos armaron sus asambleas con militantes priistas en el momento en el que el tricolor no se encontraba renovando sus comités municipales, lo que les dio mucha gente para llenar salones y fotos, a cambio de dinero.

Hoy que el PRI ya renovó casi todos sus consejos políticos municipales, seguramente muchos de esos asistentes a las asambleas están ya de retorno en el tricolor y viene la pregunta obligada: ¿cómo van a alcanzar el mínimo de votación para su registro?

Porque más que ganar alcaldías (que se ve un tanto difícil), lo que complica su horizonte, a mediano plazo, es si pueden sostener sus registros y hacer “business”, que es finalmente lo que andan buscando los dirigentes.

Es necesario recalcar una realidad: los dirigentes y personajes claves de esos partidos están más pensando en la propia sobrevivencia y no en transformar al estado o al país y ya ni se diga en fortalecer la democracia o siquiera ganar elecciones.

En este sentido, se puede decir que en ellos impera una especie de espíritu olímpico: lo importante no es ganar, sino competir… y uno agregaría: “y sobrevivir”.

La conformación de sus partidos ya muestra una debilidad grande: se alimentaron del esqueleto del PRI cadavérico, se chuparon el poquito huesito y carnita que había (se sabe que también Redes Sociales Progresistas también le entró a este esquema), y ahora se sienten plenamente satisfechos con participar en el proceso electoral y quedarse con un poquito de café de su propio velorio.

Y además habría que sumarse que los perfiles de los dirigentes y políticos fundadores de estos minipartidos no son precisamente de liderazgo, sino de burócratas del poder o gente que se ha podido acomodar con un partido para subsistir y les ha rebasado la expectativa de vida. “Mediastablas” (les dicen en la clase política) que se volvieron constructores, empresarios, líderes de opinión y hasta dirigentes políticos, pese a ser de una generación ya muy rancia/añeja o muy desacreditada.

¿Qué pasará con ellos ahora que los tradicionales partidos grandes como el PRI o el PAN empiecen a recuperar los espacios perdidos? ¿Qué va a pasar, por ejemplo, con México Libre, que se hizo con militantes del PAN? ¿A dónde van a ir? ¿A dónde van a parar?

Sin duda, estos burócratas de la partidocracia tendrán una dura prueba de fuego, ya que por ley no podrán ir en alianzas en esta primera elección del 2021 y se augura que algunos solamente tendrán una noche de debut y despedida, como la rola de Los Ángeles Negros.

De esta forma, tendrán que rascarse con sus propias garras y muchos, muchas, “meches”, las tienen recortaditas.

NOTA PARA PEGAR EN EL REFRI: Lo publica el portal Versiones, con información de la conferencia diaria del reporte de Covid nacional: “El director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, Ruy López Ridaura, presentó la iniciativa de crear canastas alimentarias regionales para aprovechar la biodiversidad alimentaria local y promover una alimentación saludable, justa y sustentable… El funcionario federal felicitó al gobierno del estado de Veracruz por apoyar de manera exitosa esta iniciativa, la cual se ha aplicado con excelentes resultados en 4 municipios veracruzanos”… A saber: Ozuluama, Jáltipan, Tonayán y Moloacán.

OTRA NOTA: Golpe al narco por parte de la Secretaría de Seguridad Pública: en la finca “Los Huastecos”, ubicada en la localidad Mata Loma, en el municipio de Manlio Fabio Altamirano, se decomisaron casi 3 toneladas de droga y armas; hay 5 detenidos. Además aseguran un inmueble, donde se prevé cateo en las próximas horas, donde brotarían mas cosas… Ahora, la eterna pregunta: más allá del vistoso golpe, ¿quién pondrá a disposición del MP federal? ¿Quién ratificará la denuncia? ¿Quién cubrirá la parte legal cuando a muchos policías preventivos los dejan a su suerte en casos de índole federal?

LA ÚLTIMA PORQUE YA ES VIEEEERNEEEEEES: Que ayer renunciaron por lo menos 6 subdirectores de la Comisión Nacional del Agua, pero se habla de más funcionarios, los cuales estaban todavía trabajando en la Conagua, pero estaban plenamente identificados como simpatizantes y operadores del panismo… Por cierto ¿y las mentadas oficinas en Xalapa sí están operando o era puro choro? Ya ve que se iba a pasar para Veracruz el cuartel general y toda la cosa, pero así que digas qué bruto, como se vino gente a la capital veracruzana y hay harto movimiento en su torre allá por El Olmo, pues no.

Publicidad