Agustín Basilio de la Vega

El presidente se lanzó contra la UNAM en donde él cursó por 14 años su licenciatura. Dijo la semana pasada que: “la UNAM se volvió individualista, defensora de estos proyectos neoliberales, perdió su esencia de formación de cuadros, de profesionales para servirle al pueblo”. 

La Universidad contestó: “Todas estas manifestaciones son parte de las libertades y del espíritu crítico que se cultiva en los espacios universitarios y que tienen soporte en la autonomía y la democracia… sirve a la nación (la UNAM) con un compromiso social en permanente transformación. Así ha ocurrido durante años, con millones de profesionistas formados con responsabilidad social mediante planes y programas de estudio que son actualizados por órganos colegiados internos, en donde convergen y se enriquecen la pluralidad de voces y la diversidad ideológica”.

De lo anterior se desprenden por un lado, la ignorancia supina del presidente respecto de la labor de cualquier instituto de estudios superiores que debe estar abierto a universo de conocimiento y por otro lado que quizás no ha entendido la naturaleza de la autonomía de los mismos.

Un estudiante que haya cursado introducción a los estudios universitarios recordará que está en su esencia, la libertad de cátedra y que toda universidad pública que se precie “autónoma”, debe respetarla. 

En la respuesta al presidente destaca que los planes de estudio se forman en órganos colegiados y no por decreto de nadie. Esto es muy importante pues será un retroceso muy grave que se quiera imponer desde el poder ideologías, creencias o cualquier corriente de pensamiento que excluya a las demás. 

El presidente, después de leer la respuesta insistió: “es lamentable que se haya derechizado”, lo que comprueba su testarudez y falta de respeto a la UNAM y todas las universidades. Si el gobierno de Morena busca apoderarse también  de la educación superior para imponer su visión populista México retrocederá 90 años.

En 1929, la universidad logró su autonomía gracias, entre otras cosas, a la labor del Lic. Manuel Gómez Morin. Desde entonces muchas universidades han conquistado dicho estatus como la Universidad Veracruzana que hizo lo propio en 1997 cuando la LVII legislatura del Estado aprobó la reforma correspondiente.

Con el “hasstag” #YoDefiendoALaUNAM miles de universitarios y ciudadanos mexicanos han expresado su solidaridad con conceptos fundamentales de la enseñanza superior: Libertad de cátedra, apertura a la universalidad, autonomía respecto del poder, investigación de la verdad, promoción del sentido crítico, formación integral y búsqueda comunitaria de competencias (saberes, valores y habilidades). Defender a la UNAM es defender a todas instituciones autónomas.

Twitter: @basiliodelavega                

Publicidad