Bernardo Gutiérrez Parra

A fines de julio la SHCP reportó un gasto de 2 billones 775 mil 727 millones de pesos en el primer semestre de este año, y dijo que esto representa un subejercicio de 174 mil 484 millones de pesos del gasto programable. Es decir, esta cantidad no se ejerció en los proyectos para los que estaba destinada.

La dependencia agregó que el menor desembolso se registró en el ISSSTE, el IMSS y en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

¿A esto se debe que haya escasez de medicinas en los hospitales, despidos de personal y otras carencias? ¿A esto se debe que las carreteras estén del asco y no haya ni siquiera para bachearlas? Sí, así es.

Pero el presidente López Obrador tiene otros datos.

Más tardó la SHCP en dar a conocer sus números, que el mandatario en revirarle: “Yo tengo información de que está bien el ejercicio del presupuesto, porque eso también es algo que se ha manejado sin sustento de que había un subejercicio”.

Cuando le hicieron ver que la información la proporcionó la Secretaría de Hacienda, el presidente insistió: “Yo tengo otra información de la Secretaría de Hacienda. Son enfoques distintos, considero que en el gasto corriente hemos ahorrado y eso es lo que pueden estar llamando subejercicio”.

Ah chingá, ¿entonces debemos entender que Hacienda le da una información a la raza de bronce y otra al presidente? ¿Que a unos les habla de subejercicio y al otro de ahorro?

No, nada de eso. Como tampoco es cierto que AMLO tenga otros datos.

Lo real es que hay un subejercicio bárbaro.

¿Qué se va a hacer con más de 174 mil millones de pesos que se regresarán a la Federación? El presidente ha dicho que ese “ahorro” será para apoyar a los que menos tienen. Pero los malquerientes aseguran que serán para apuntalar las campañas políticas por venir. “Es el guardadito que López Obrador le está haciendo a Morena”.

Lo cierto es que nadie (a excepción del presidente) sabe en qué se van a emplear o a dónde irá a parar tanto dineral.

De esa cantidad el gobierno de Veracruz tiene un subejercicio de casi 8 mil millones de pesos generando intereses que quizá se están quedando en los bolsillos de algunos y que, como dije ayer en este espacio, servirían para hacer cientos de obras y reactivar la casi nula actividad económica.

En enero de este año el ayuntamiento de Xalapa devolvió a la Federación 15 millones 860 mil pesos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios, porque no los empleó para la obra pública a que estaban destinados. Y el alcalde Hipólito Rodríguez se metió en una bronca con el Congreso local y con los xalapeños.

Quizá a nivel nacional y en un país de 120 millones de habitantes, la falta de 174 mil millones no se note mucho. Pero en un Veracruz con 8 millones 300 mil habitantes, la falta de 8 mil millones de pesos se nota un resto. Y más si tomamos en cuenta que el 61 por ciento de su población vive en la pobreza.

¿En qué se nota esa multimillonaria ausencia? En la falta de circulante, en el desempleo que ya rebasó la línea de lo preocupante y en la falta de inversiones.

Si el gobierno de Cuitláhuac García devuelve esos 8 mil millones a la Federación por subejercicio, es decir, por no ocuparlos en los proyectos y servicios para los que están presupuestados y hasta etiquetados, aguas, aguas, aguas…

Que Dios se apiade de él.

Insisto, ese dinero no es un ahorro como mentirosamente pretende hacernos creer el señor presidente. Es un subejercicio con todas sus letras.

Esos millones no empleados en Veracruz ocasionarán desabasto, más desempleo, más pobreza y como consecuencia más violencia. Es decir, pueden ser la chispa que provoque algo más que un simple ataque de mal humor social.

Así que ¡aguas!

 

Suspenden a juez del caso “Los Porkys”

Hace unos días, la sentencia que le dio el juez Rubén Adrián Romero a Diego Cruz Alonso, acusado junto con otros jóvenes (apodados Los Porkys), de abusar sexualmente de una menor de edad, causó polémica porque puso al sentenciado prácticamente en la antesala de la libertad.

Ante esto, el pasado día 16, la Comisión de Disciplina y Vigilancia del Consejo de la Judicatura del Estado, inició formalmente la investigación sobre la actuación del juez.

Ese día, el Magistrado Andrés Cruz Ibarra, encargado de la Comisión de Carrera Judicial del Consejo de la Judicatura, se constituyó de manera personal en el Juzgado primero de primera instancia del distrito judicial de Veracruz, en compañía de los integrantes de la Central de Visitaduría Judicial, para iniciar la investigación oficiosa sobre el trabajo del juez Adrián Romero.

Y este miércoles, se informó mediante un comunicado, que el Consejo de la Judicatura del Poder Judicial del Estado notificó al Juez Primero de Primera Instancia sobre el inicio del procedimiento administrativo sancionador, derivado de la investigación oficiosa realizada por la Comisión de Disciplina y Vigilancia del Consejo.

Al juez se le removió del cargo hasta que se esclarezca su actuación. El comunicado agrega que “De acuerdo con la investigación se analizará que el actuar del juzgador haya sido acorde con los lineamientos contenidos en la norma y que se haya juzgado con perspectiva de género”.

Durante el proceso, la Fiscalía General del Estado acusó a Diego de “pederastia agravada”, y solicitó una pena de hasta 40 años de prisión. Pero el juez no tomó en cuenta esta agravante y lo sentenció a cinco años de prisión y a pagar una multa de 70 pesos.

Con lo anterior, le abrió al acusado la posibilidad de quedar libre bajo caución al pagar una fianza de 15 mil pesos lo que causó polémica. De ahí la intervención del Consejo de la Judicatura que este miércoles suspendió al juez provisionalmente.

bernardogup@hotmail.com

Publicidad