José Ortíz Medina

Algo tenebroso se cocina en la administración municipal de Coatepec que encabeza Enrique Fernández Peredo.

En los primeros meses de este año fue secuestrado el esposo de una regidora.

Y como en política no hay coincidencias, todo mundo volteó hacia la silla municipal, habida cuenta de que la edil se había mostrado reacia a firmar los estados financieros de la comuna coatepecana.

Y cuando un familiar del plagiado acudió a pagar el rescate, escuchó comunicaciones de radios de banda civil, como las que usan las corporaciones policiacas… ¿municipales?

Pero dicen que ese es el “sello de la casa”.

No olvidemos que Fernández Peredo fue Contralor de Everardo Soto Matla, quien fue alcalde de Ixahuacán de los Reyes, allá en donde a delincuentes de grueso calado se les permitió operar desde el poder municipal. Como bien se sabe, Soto Matla impuso a Fernández Peredo como abanderado en la ciudad cafetalera, gracias a las fuertes alianzas que tenía con los Yunes azules.

Y esa red de complicidades con los malosos se extiende, por ejemplo, a Cosautlán de Carvajal, donde gobierna la esposa de Everardo Soto Matla, de nombre Alicia Valdivia Vargas.

Precisamente, uno de los integrantes de la banda delictiva de “Los Ortices” descargó una metralleta en el parque central, no sin antes gritar voz en cuello que pobre de aquél que se atreviera a no votar a favor de Valdivia Vargas.

También dos colaboradores de Alicia Valdivia Vargas asesinaron a sangre fría a dos miembros de la familia Prado. Los hechos ocurrieron en la comunidad de Los Limones.

Otro hecho de sangre fue el asesinato de dos empleados del ayuntamiento de Ixhuacán de Los reyes cuando Soto Matla fue presidente municipal. Estos trabajadores acudieron al municipio de San Andrés Tlalnelhuayocan a comprar láminas presuntamente robadas, pero fueron acribillados. Ellos llevaban un camión tipo Torton. ¿Quién sabía de esa operación que se iba a realizar? ¿Acaso los grupos delictivos que operaban en ese municipio con la protección y complicidad de las autoridades locales?

Por eso es que en Coatepec dicen que están pasando cosas raras. Los gobernantes de esa ciudad cafetalera formarían parte de la misma mafia, que no se miden para cometer todo tipo de tropelías al margen de la ley.

A propósito de estos mafiosos, ya luego les contaremos una historia de espías y extorsiones, pero con la particularidad de que los que crearon el grupo de extorsionadores, al final resultaron extorsionados.

Todo un entramado en el que se pretendía obtener información privilegiada de políticos, empresarios, comerciantes, etcétera. El modus operandi consistía en investigarlos, para luego extorsionarlos e incluso “levantarlos”. Implicados en esta truculenta trama altos, altísimos funcionarios municipales, ex mandos policiacos, del área jurídica, de la comunicación social, entre otros. Esta historia continuará…

Publicidad