José Ortíz Medina

Muchos son los alcaldes veracruzanos que pretenden heredar el poder a sus parientes, pero acaso el tema más escandaloso es el de Tuxpan, en donde Juan Antonio Aguilar Mancha planea traspasarle la alcaldía a su primo José de Jesús Mancha Alarcón.

Si de por sí Pepe Mancha es ya el poder tras el trono en ese ayuntamiento en el que estaría controlando la obra pública a través de diez empresas constructoras, con probables prestanombres, por supuesto.

Pero Mancha andaría alardeando que va con todo, con mucho dinero para la campaña, y con tooooodo el poder de los Yunes de El Estero.

Incluso, comentan que el “demonio azul” es socio de varias constructoras en Tuxpan, junto con Pepe, quien mediante presumibles prestanombres a su vez también sería socio de otras compañías que realizan obra en el Puerto de Veracruz.

No sería mala idea que los de la 4T le pongan lupa a la cuenta pública de 2019 en el ayuntamiento tuxpeño, pues se presume que muchos recursos habrían sido desviados para apuntalar la fracasada campaña de Pepe Mancha en pos de la dirigencia estatal del PAN. 

En su momento, integrantes del Cabildo del Ayuntamiento de Tuxpan y el diputado federal por MORENA, Marco Antonio Medina Pérez, denunciaron diversas irregularidades por el indebido uso de recursos, por parte de Juan Antonio Aguilar Mancha.

Medina Pérez dijo en agosto del año pasado que el alcalde de Tuxpan desvió  recursos públicos para la campaña de su primo, José de Jesús Mancha Alarcón, quien buscó la dirigencia estatal de Acción Nacional.

“Queremos que el Congreso del Estado intervenga de manera inmediata, porque hay presunción de que el alcalde está desviando recursos para la campaña de su primo, el señor Pepe Mancha, estamos en una situación muy complicada”, dijo el legislador.

Además, señaló que existen recursos de algunos convenios dentro del Ayuntamiento que no tienen documentación ni sustento,  a través de prestanombres. 

 “Hay recursos presumiblemente de algunos convenios que no tienen sustento ni documentación, que presumiblemente son para familiares o prestanombres del señor Mancha, también obras que pudieran llevarse a cabo por empresas que son prestanombres”, subrayó.

En tanto, la síndica única de ese Ayuntamiento, Areli Bautista, señaló que se han tomado decisiones sin aprobación y consulta del cuerpo edilicio.

“El Presidente Municipal, hasta el día de hoy, continúa no tomando en cuenta el Cabildo, que es la figura máxima del Ayuntamiento en la toma de decisiones para el manejo de los recursos”, expuso la edil.

Areli Bautista comentó que en julio de 2018 le pidieron a Aguilar Mancha la destitución del Secretario del Ayuntamiento y los directores de Turismo, Jurídico y Comercio por un mal desempeño, pero el Alcalde hizo caso omiso y sólo realizó los cambios de dos direcciones.

“Le solicitamos la destitución de Tesorería y de tres direcciones más, hasta hoy en día solamente hizo caso omiso y dejó a su Tesorero”, dijo.

Aunado a ello, refirió que, con base a sus atribuciones como Síndica, desde el 2018 ha girado oficios a Contraloría y Tesorería, donde ha expresado que antes de realizar cualquier pago, debe pasar por la Comisión de Hacienda que ella misma preside, ya que lamentó las atribuciones que tanto el Alcalde como sus allegados tienen al omitir a los ediles y hacer mal uso de los recursos.

En ese tenor, la Síndica dio a conocer que ante estas irregularidades, varios ediles se vieron en la necesidad de solicitar auditorías al Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS), al Congreso Estatal y Federal.

“Ya tenemos las auditorías en el Ayuntamiento de Tuxpan, está fiscalización por parte del Gobierno del Estado, por parte de la federación y el ORFIS y hoy en día se están llevando a cabo, las auditorías empezaron la semana pasada”.

Asimismo, la regidora quinta Beatriz Piña, lamentó que desde que inició la administración se ha cambiado a tres Tesoreros y tres Contralores, pero sin consentimiento del Cabildo.

Así que, ante semejante cochinero, ahora se entiende por qué el alcalde de Tuxpan pretende heredarle el poder a su primo. 

La respuesta es muy sencilla: el munícipe quiere que alguien le cubra las espaldas y no lo metan a la cárcel, y a su vez Pepe Mancha trataría de continuar con sus negocios, de los que “salpica” a los Yunes de El Estero, quienes a su vez buscarán apuntalar la campaña de Mancha Alarcón, para seguir mamando de la ubre.

Pero ya se verá si los de la 4T los dejan ir vivitos y coleando.

Publicidad