Bernardo Bellizzia Guzmán

¿A caso alguien en su sano juicio esperaba un resultado distintos al que se cantó el día de ayer por parte de algunos comunicadores y medios de comunicación en el sentido de que sería Ricardo Ahued Bardahuil el candidato de la alianza Morena-PT- Verde para la Alcaldía por Xalapa?, para nadie fue novedad, mucho menos noticia, salvo claro para aquellos despistados que aún siguen sin saber que pasa en nuestra vida democrática del país y del estado, por qué aunque no lo crean los hay, y son muchos.

Pero bueno, empecemos a deshojar la margarita rumbo a la campaña municipal por Xalapa, si bien es cierto que existe todavía un alto índice de indecisos en nuestra capital veracruzana y que ellos serán el fiel de balanza en este elección que no saben bien a bien por quien votaran, también es cierto que muchas personas ven como contrincantes fuertes quizás los más fuertes a Ricardo y  David, con una ligera ventaja en favor de Ahued, pero que no por eso se garantiza el triunfo de este personaje, hay más opciones en la boleta y todo puede pasar, hay ,más partidos políticos que postularan su candidato (a), de los cuales debemos de estar atentos a sus propuestas y sobre todo a la respuesta que los ciudadanos les den, no hay nada para nadie hasta el momento. 

Ahora bien, no debemos olvidar que Xalapa es considerada como uno de los municipios más pobres de toda la República Mexicana, según las estadísticas del propio CONEVAL, lo que por años se ha construido y se ha dejado pasar, y en donde el propio Ricardo ha sido participe, entonces ahora ¿porque tendría que ser diferente la historia si ganara nuevamente?, las circunstancias actuales son aún peores de las que le toco cuando él fue por primera vez Presidente Municipal. Debemos de recordar que no hay en la política ni el mundo ser humano que sea un mesías, un fuera de serie, un iluminado, un salvador, no Señores si eso fuera las cosas en el mundo y en este país no estarían de mal de cómo están en este momento, tengamos mesura, llamemos a la razón, al orden, a la verdad, a la realidad de las cosas, dejemos de pensar con el corazón y opinar con el estómago, y empecemos a hacerlo con la mente, utilicemos el cerebro, el raciocinio, y dejemos de engañar a los miles de ciudadanos que pueden creer en un proyecto político, cualquiera que este sea, por que después pasa lo que estamos viendo en estos momentos a nivel estatal y municipal aquí en Xalapa, le dan la confianza a un inepto por un lado como Cuitláhuac y por otro a un bueno para nada como lo es Hipólito, y son 6 y 4 años perdidos respectivamente para detrimento de todos. 

Xalapa y los xalapeños merecemos otra calidad de vida, otras circunstancias, con autoridades reales, que no simulen, que realmente gobiernen para la gente y con la gente, abiertas al dialogo franco y sincero, que cuenten con un programa estratégico para solucionar los problemas del agua que afecta a más del 70% de la población xalapeña, con un reordenamiento vial que tanta falta hace para evitar los conflictos ocasionados por el tráfico que se presenta todos los días, con un plan de obra pública sensible, real, de calidad, que atienda las necesidades de la población más vulnerable, con funcionarios municipales que cuenten con el perfil adecuado para ocupar el lugar que les confieren y no improvisados que solo ven en el servicio público la oportunidad de enriquecerse, maltratar al trabajador, colocar a sus amigos o amigas y marearse con lo poco o mucho que les dan.

Colocar o trata de colocar a alguien hoy cuando aún no arranca la campaña como el Mesías de la política xalapeña es un error, y muchos de los que lo están haciendo creían fielmente y pensaban que con el triunfo de morena en Veracruz todos los problemas se iban a solucionar, que había sido un acierto votar por ellos, terrible error del que hoy varios están arrepentidos. Xalapa se debe de construir entre todos, no solo una persona, un gobierno, un proyecto, eso sería ser soberbio y necio, hemos aprendido que esas prácticas solo conllevan al fracaso rotundo, o empezamos a abrir los ojos sin apasionamientos o nos lleva la tristeza en días por venir, dar paso a proyectos que son un espejismo nos puede costar caro, muy caro, y si no me creen solo vean lo que pasa a nivel nacional, donde un mentiroso, vengativo, obsesionado con el poder y violador de la Ley, nos está llevando al peor escenario posible que jamás ni nunca habíamos pensado, lo mejor que podemos hacer es reflexionar nuestro voto y ser responsables para que después no tengamos que estar lamentándolo. Veremos qué pasa. 

Correo electrónico: bernardobellizzia@hotmail.com

Publicidad