LA INSOSLAYABLE BREVEDAD. PRI: ¿RIP?

Anuncios
Anuncios

Javier Roldán Dávila

Se trata de que lo aprieten, no que se aprieten

El partido Revolucionario Institucional vive la crisis más grave de su historia, sus dirigentes no atinan a salir del marasmo provocado por la terrible derrota del año pasado, ni siquiera han presentado un diagnóstico o peor aún, lo saben y lo callan.

Ensimismados, se dirigen a una simulación que eufemísticamente llaman consulta a la base, para elegir al futuro presidente del CEN, lo curioso radica en que todo mundo sabe que el ganador será Alejandro Moreno Cárdenas.

A pesar de ser un político carismático, ‘Alito’ Moreno está muy lejano de ser un ideólogo, un estadista, por lo tanto, si algo de sensatez le queda al asumir el cargo, tendrá que dejarse aconsejar para tratar de cohesionar al maltrecho partido.

Determinante para la sobrevivencia es el papel que como opositores asuman: o se convierten en caja de resonancia del presidente López Obrador para recibir migajas o deciden crear un bloque con otras fuerzas para contener al morenismo.

Lo cierto, es que si alguien conoce el código genético del tabasqueño son los priistas, vienen del mismo ancestro (las consultas amañadas son prueba de ello), por lo tanto, son cuña que lo puede apretar.

Publicidad